[Tutorial Google Shopping] Qué es, cuándo usarlo y cómo vender más con tu tienda online gracias a él

Ya hemos hablado en varias ocasiones de que el problema principal de una tienda online recién abierta es generar tráfico.

Hemos comentado opciones como el SEO, Facebook Ads o Adwords para generar ese tráfico, pero hay una mucho más desconocida y que funciona muy bien: Google Shopping.

Si todavía no conocías esta herramienta, tienes una tienda online y estás buscando una manera de generar ventas a través de Google, sigue leyendo y te aseguramos que cuando acabes de leer el artículo estarás registrándote en Google Shopping.

¿Qué es y cómo funciona Google Shopping?

¿Alguna vez has buscado en Google palabras como “cámara de fotos”, “relojes”, “sofás” o “móviles”? Si lo has hecho, seguro que has visto un apartado en la parte superior o izquierda de la pantalla distinto, con imágenes de productos.  Antes junto al texto “Resultados de Google Shopping” y ahora acompañado de un escueto “Patrocinados”.

Además, en las pestañas superiores encontrarás también una dedicada a “Shopping” para ver todos los productos anunciados.

Google Shopping es un comparador de precios eficiente. 

Pero ojo, que no tiene resultados “orgánicos”. Para ver aparecer tus productos tienes que pasar por caja.

Vamos a verlo más a fondo desde las dos caras de la misma moneda, la del usuario o comprador y la del vendedor.

1. Google shopping como comprador

Es probable que tengas la sensación de que Shopping es un desconocido para la mayoría de los usuarios. Sin embargo, las estadísticas no dicen lo mismo.

Según un estudio, el 76,4% del gasto de retail en publicidad en buscadores fue en Google Shopping.

Eso significa que si los vendedores están invirtiendo ahí es porque los compradores responden con clics y conversiones.

En Google se han dado cuenta y la sección de Shopping Ads ha ido tomando protagonismo poco a poco.

La forma en la que intenta satisfacer a los usuarios es ofreciendo información en diferentes puntos de venta online sobre el precio del producto buscado.

Google recoge la información que le mandan los vendedores (luego veremos cómo) y la ofrece a los potenciales compradores.

Como vendedor y dueño de e-commerce, debes conocer la herramienta. Y si inviertes en Adwords pero no en Shopping, deberías darle una oportunidad.

Vamos a ver ahora la otra cara de la moneda, la del vendedor.

¿Cómo funciona Google Shopping como vendedor?

¿Inviertes dinero en Facebook Ads?

¿En Adwords?

Hemos visto muchos casos de tiendas online invirtiendo fuerte en estas plataformas que ni habían valorado la opción de Shopping.

Estos anuncios de productos se muestran arriba del todo, antes de los resultados orgánicos y antes de la publicidad de Adwords.

Las búsquedas transaccionales que disparan estos anuncios se dejan guiar por la presentación tan visual de Google Shopping. Y esta posición privilegiada es un imán de clics que debes aprovechar.

Esta herramienta de Google funciona de una manera similar a Adwords, ya que el anunciante puede subir sus propios productos y pujar por aparecer en los resultados cuando alguien busque las palabras claves definidas en su campaña.

Por ejemplo, si tienes una tienda de cámaras, puedes pujar para aparecer con tu producto para palabras clave como “cámaras de fotos”, “cámaras Nikon” e incluso long tails específicas como “cámara Nikon D5200”.

Una vez aparezcas en los resultados, el usuario decidirá si hacer clic o no en el tuyo y entrar en tu tienda.

Importante

Si hace clic Google te cobrará un precio que depende del CPC (coste por clic) y la puja que hayas hecho por esa palabra clave en tu campaña.

Si pujas demasiado poco nunca aparecerás y si pujas demasiado estarás pagando de más y aumentando tu coste por lead conseguido.

Diferencias y similitudes entre Google Adwords y Google Shopping

¿Tienes dudas sobre dónde invertir? Vamos a poner un poco de luz en el mundo SEM.

Ambas herramientas forman la parte de pago de las páginas de resultados de Google. Los anunciantes pagan por que sus páginas y sus productos sean mostrados a los usuarios.

La otra parte, llamada orgánica o de SEO, la forman los resultados que se muestran por su calidad sin una contraprestación económica (si te interesa optimizar el SEO de tu tienda online, lee este artículo.)

Este es el aspecto que tiene una página de resultados (SERP) en una búsqueda con intención de compra.

En morado, y en primer lugar, aparecen los resultados de Google Shopping. En ellos se muestra:

  • Una imagen.
  • Descripción corta del producto.
  • Precio actualizado.
  • La tienda que lo vende.
  • Más información como las estrellitas de valoraciones.
  • De Google: eso tiene una larga explicación, con tribunales por el medio, que luego verás.

Resaltado en amarillo están los resultados de Adwords. También son de pago pero no destacan un producto en particular, sino tiendas donde se puede comprar ese y otros similares.

Por último, en verde, los resultados orgánicos fruto de un buen trabajo SEO.

¿Cuál es la mejor estrategia?

Pues una combinación de ambas. Como siempre la clave está en medir y medir. Si el retorno de una plataforma es mejor, es ahí donde deberán ir los esfuerzos.

Google Shopping + Google Adwords + análisis del retorno= Éxito SEM

Ventajas y desventajas de usar Google Shopping

Viendo una página de resultados así, parece una gran oportunidad, ¿no? Vamos a ver si es verdad.

Ventajas

No podemos esconder que alguna cosa buena tiene :)

  • Visibilidad: que los anuncios de Google Shopping sean lo primero que ve el usuario es un punto muy a favor. Ganan clics solo por su ubicación.
  • Imágenes: ni los resultados de Adwords ni los orgánicos muestran imágenes. Los de Shopping lucen una imagen que, si está bien hecha, atrae la mirada de inmediato.
  • Intención de compra: las búsquedas transaccionales tienen tasas de conversión más altas. Si alguien busca un producto está claro que tiene cierto interés en comprarlo.

Vamos con lo que no es tan bonito.

Desventajas

  • No hay garantía de aparecer: puedes seguir al dedillo todos los pasos que da Google y comprobar cómo, literalmente, pasa de tus productos.
  • Compitiendo en precio: Shopping es un comparador de precios. Eso significa que vas a pelearte a ver quién vende lo mismo más barato. En esa batalla sin cuartel te encontrarás con bestias como Amazon o Ebay, por citar un par de ellas.
  • Desconfianza: los usuarios tienden a confiar más en los resultados orgánicos. Al final Shopping son anuncios, y como tal muestran información interesada.
  • Necesidad de actualizar: la manera de informar a Google del precio y datos de tus productos es a través de una spreadsheet que deberás actualizar cada vez que modifiques el precio en la web. Una tarea más que añadir a la larga lista que ya tienes.

Bueno, y más que una desventaja, un requisito.

Para participar tu web debe tener certificado SSL. Algo que ya es 100% imprescindible en cualquier e-commerce.

Cómo introducir tus productos en Google Shopping

Para comenzar a utilizar Google Shopping debes seguir estos 4 pasos:

  1. Regístrate en Google Merchant: entra aquí y da de alta tu tienda online en Google Merchant para comenzar.
  2. Añade el feed de tus productos: los datos necesarios para introducir los productos son un ID, nombre, descripción, enlace al producto, imagen, estado del producto, precio, categoría de producto y disponibilidad. A veces también es necesario incluir el ISBN para libros, la marca comercial o el identificador del fabricante. Esto lo harás a través de una hoja de cálculo de Google que subirás actualizada en Google Merchant Center, aunque también puedes hacerlo con plugins y extensiones. Aquí puedes ver algunas más Woocommerce, para Prestashop y para Magento.
  3. Crea una cuenta de Google Adwords: utiliza el Gmail que tengas asociado a Analytics o Google Search Console y crea tu cuenta de Adwords aquí .
  4. Crea una campaña de Google Shopping: dentro de Adwords pulsa sobre “Campañas”, después sobre “+ CAMPAÑA” y finalmente sobre “Shopping”. Deberás rellenar los datos básicos de la campaña (presupuesto, segmentación, ubicación, etc).

Si tienes dudas, echa un vistazo a nuestra mega guía de Adwords para tiendas online.

Una vez hayas seguido estos 4 pasos tus productos comenzarán a aparecer en Google, siempre y cuando hayan sido aprobados en Adwords.

Aunque recuerda que el sistema es de pujas, por lo que no sabes con certeza si tu producto se mostrará.

8 consejos para triunfar con Google Shopping

Hacer una campaña de Google Shopping es muy fácil como habrás podido ver, pero triunfar y generar beneficio con ella no es tan sencillo. ¿Quieres saber cuáles son los 8 trucos para conseguirlo? Te los contamos:

  1. Imágenes atractivas: si utilizas imágenes de poca calidad nadie hará clic sobre tu producto. Utiliza una imagen con un fondo blanco neutro y en la que se vea el producto claramente. Es tu mejor baza, cuídala.
  2. Pujar para aparecer en 2º o 3º posición: aparecer el primero en los resultados de Google Shopping es caro y no es necesario. El comportamiento habitual de un usuario es abrir 3-4 resultados en diferentes pestañas, por lo que estar entre el puesto 2 y 3 para tus campañas te ahorrará cientos de euros en presupuesto de Adwords. Ve optimizando las pujas cada semana para intentar estar en esas posiciones.
  3. Trabaja el título: corto pero llamativo a la vez que descriptivo. Fíjate qué hace la competencia e intenta mejorarlos por ahí.
  4. Estrellitas: se pueden mostrar de 1 a 5 estrellas. Google coge el marcado de Schema con las valoraciones de los productos de tu web, agregadores de reseñas y opiniones de consumidores. Puedes ver más info aquí.
  5. Divide las campañas por horas: los estudios dicen que las personas que compran online lo suelen hacer sobre todo de lunes a jueves en horario laboral de mañana. Sin embargo, siempre es mejor que tú compruebes por ti mismo cuáles son las mejores horas para vender. Crea campañas para diferentes tramos horarios y afina el CPC al máximo en cada uno de ellos.
  6. Prioriza los mejores productos: tú sabes perfectamente cuáles son los productos que más se venden en tu tienda, ¿verdad? Pues márcalos en la campaña de Google Shopping para que el presupuesto se gaste principalmente en ellos. Si no lo haces, puedes ver como todo tu dinero se gasta promocionando productos con una baja tasa de conversión. La mejor manera de hacerlo es con palabras clave negativas. Consiste en decirle a Google para qué palabras no quieres que se muestren tus anuncios.
  7. Utiliza el etiquetado: una buena clasificación de tu stock ayudará a Google y al usuario. Mira la información oficial.
  8. Revisa los precios: si no puedes competir en precios con los otros productos que aparecen junto a ti en Google Shopping, abandona la plataforma. Tendrás muy pocos clics y no te merecerá la pena, salvo que sea un nicho específico en el que el mercado funcione así. Si decides quedarte, mantén el feed con los precios actualizados.

Y como siempre, como habrás leído hasta la saciedad en este blog, mide la conversión.

Pero saltemos a otro punto diferente. El año pasado salió en toda la prensa una noticia sobre Google Shopping un tanto polémica.

Esto fue lo que pasó.

La polémica con Google Shopping y los comparadores de precios

Hubo una época, a finales de los 2000, donde los comparadores de precios se pusieron muy de moda. Con casi cada búsqueda de productos aparecían resultados de Ciao, Twenga, Kelkoo…

Google se dio cuenta y, ya que jugaba en casa, quiso unirse.

¿Te acuerdas de Ciao dominando las SERPs? Pertenecía a Microsoft y Google lo tenía en el punto de mira.

Su primer comparador de precios se llamó Froogle, que evolucionó a Google Product Search y al actual Google Shopping.

De un plumazo situó su comparador por encima de todo y de todos.

Esto no pareció ilegal en Estados Unidos, pero aquí sí y la Comisión Europea de la Competencia inició una investigación por “abuso de posición dominante”.

El proceso duró 8 años y no fue hasta mediados de 2017 cuando salió la sentencia.

Según la misma, ubicar su comparador arriba del todo perjudicaba al resto de comparadores, que hasta entonces peleaban por los resultados orgánicos.

¿Qué cambió tras el tirón de orejas de la Comisión Europea?

Durante la negociación Google ya había ofrecido “compartir” Shopping con los demás comparadores, pero reservándose las dos primeras posiciones, más golosas en clics.

Esa opción no fue admitida por Europa, por lo que finalmente permitió que cualquier comparador pueda ofrecer productos en Google Shopping.

¿Te acuerdas que mencionamos que el “de Google” tenía una larga explicación? Al abrir las puertas a la competencia, Google aclara de qué comparador proviene el producto.

Como te podrás imaginar, la gran mayoría de los artículos que verás vienen acompañados del sonado “de Google”, o “by Google” en la versión anglófona.

Resumen y estrategia

Ya hemos visto las ventajas y desventajas, conocemos la historia y la polémica, es hora de tomar decisiones.

¿Cuándo es recomendable invertir en estos anuncios?

Aunque cada sector y cada e-commerce es diferente, hemos intentado resumir cuándo es interesante anunciarte en Google Shopping.

Si se dan estas circunstancias, vete a por todas:

  • Tú página convierte muy bien: si tras haber testado con diferentes fuentes de tráfico, compruebas que esa ficha de producto es una máquina de convertir, prueba Shopping Ads.
  • Muchas búsquedas transaccionales: si hay mucha gente buscando un producto con clara intención de compra. Fíjate en keywords que incluyan la palabra “precio”, “comprar” o “dónde comprar”.
  • Precio competitivo: ¿puedes ofrecer un precio que compita en el mercado con garantías? Recuerda que te encontrarás a gigantes a los que no les cuesta pisotear los precios de algunos artículos.

Si se cumplen estas tres condiciones, el mejor consejo es que pruebes con tus mejores productos. Irás cogiendo experiencia, optimizando los anuncios y estarás preparado para nuevas oportunidades.

¿Listo para asaltar Google Shopping con tus productos?

Analiza con detalle todo lo que hagas en Google Shopping y ve mejorando poco a poco tu cuenta viendo tus propios datos.

Si lo haces bien esta herramienta puede ser mucho más efectiva incluso que su “hermana” Google Adwords, ya que las imágenes y los precios llaman mucho más la atención.

¡A por ello!