[CPC e-commerce] Qué es y cómo reducirlo para aumentar el ROI de tus anuncios online

cpc-e-commerce

La publicidad CPC puede parecer toda una ganga, ¿verdad?

Como solo pagas si alguien hace clic en tu anuncio, resulta mucho más rentable que cualquier campaña de publicidad tradicional.

O al menos, esa es la teoría.

Porque cuando cada clic empieza a costarte 3 o 4 €, la cosa ya no suena tan apetecible.

Este es un problema muy común entre los e-commerce que no tienen claro cómo optimizar sus campañas de publicidad online.

Si a ti también te ocurre sigue leyendo, porque en este post vamos a explicarte:

  • Cómo funciona el modelo CPC.
  • Cómo saber si estás pagando demasiado o no por tus anuncios.
  • Qué puedes hacer para reducir el coste y aumentar la rentabilidad de tus campañas de publicidad.

¿Listo? Vamos allá.

👉 Qué es el CPC y en qué afecta a la rentabilidad de tu e-commerce

Por si no conoces este concepto lo explicamos, CPC son las siglas de Coste Por Clic, que es un modelo muy conocido dentro la publicidad online.

Y es que resulta muy interesante porque, como te explicábamos antes, solo pagas solo cuando un usuario hace clic en uno de tus anuncios.

Lo que nos lleva de forma directa a la idea más importante sobre este tema:

Optimizar el CPC de tus anuncios supone aumentar de forma directa la rentabilidad de lo que ganas con tus campañas.

Pero ahora viene la pregunta del millón…

✅ ¿Cómo se establece el valor de cada clic?

Hay varios factores que intervienen, pero uno de los principales es la competencia. O lo que es lo mismo, cuántas empresas están pujando por llegar al mismo público que tú.

Eso significa que el CPC de una campaña puede variar en función de:

  • Tu sector.
  • La ciudad en la que te anuncies.
  • Si te publicitas en Google Ads o en Facebook Ads (o en otra plataforma diferente, como Snapchat).

Pero tranquilo, porque también hay algunos trucos que te ayudarán a reducirlo y pagar menos que tus competidores.  Más abajo te los contamos. ;)

Antes de eso, vamos a ver en qué tipo de campañas te conviene más utilizar este sistema.

👉 CPC, CPM o CPA: ¿qué modelo de pago es mejor para tu e-commerce?

A nada que hayas investigado, ya te habrás topado con otro par de siglas que salen a menudo cuando se habla de publicidad online:

  • Coste por Mil Impresiones (CPM): pagas por cada mil veces que tu anuncio se muestra. Es un modelo frecuente en las campañas de branding, donde el objetivo es que los usuarios se familiaricen con tu imagen de marca.
  • Coste por Adquisición (CPA): en este caso, el pago se realiza solo si al final se ha conseguido una venta. Se utiliza a menudo en campañas de marketing de afiliación.

Hay otros modelos de pago, pero estos tres son los más comunes.

Ahora puede que te estés preguntando: “¿Cuál tengo que utilizar en mis campañas?”.

Y la respuesta es que no hay un modelo mejor que otro, sino que dependerá de los objetivos que pretendas conseguir con esa campaña.

En el caso del CPC, se suele utilizar para:

  • Captar tráfico: atraer un gran volumen de usuarios hacia tu web puede ser útil para mejorar el SEO cuando tu e-commerce tiene poco tiempo de vida, o bien cuando quieres conseguir leads para tu embudo de conversión.
  • Conseguir ventas: en el caso de las tiendas online, el modelo CPC es más frecuente en campañas de productos poco conocidos o de alto valor. En estos casos, es difícil que un usuario compre en su primera visita, por lo que resulta más interesante atraer tráfico y luego engancharlo con acciones de remarketing.

Como ves, se trata de un modelo muy adecuado si al mismo tiempo que captas tráfico, también te interesa dar a conocer tu marca.

👉 Cómo saber si el CPC de tus anuncios te resulta rentable

Cuando empiezan a hacer sus primeras campañas de publicidad online, muchos e-commerce comente el error de pensar que si el coste por clic se mantiene bajo y las ventas suben, es que todo va bien.

Pero eso no significa necesariamente que estés consiguiendo un buen retorno de la inversión.

Si de verdad quieres saber los resultados que te están aportando tus campañas, solo tienes que seguir estos pasos:

  1. Divide los clics totales que has obtenido por las ventas (así sabrás cuántos clics necesitas para lograr una conversión).
  2. Multiplica esa cifra que has obtenido por el CPC.

De este modo, lo que estás averiguando es cuánto te cuesta conseguir cada venta. O, dicho de otra manera, el Coste Por Adquisición (CPA) de esa venta.

Para que te sea más sencillo de entender, lo podemos resumir así:

CPA = (Clics totales/Conversiones) x CPC.

Lo único que te queda ahora es comparar el CPA con el ticket medio de los clientes que has captado con el anuncio.

Si te has gastado menos en conseguir un cliente de lo que él se gasta en tu tienda, es que la campaña te está siendo rentable.

Fácil, ¿verdad? ;)

Pero cuando los números no salen es cuando tenemos que ponernos manos a la obra para hacer que el CPC disminuya todo lo posible.

Vamos a ver cómo.

👉 Trucos para reducir el CPC de tus campañas de publicidad

Aunque no lo creas, las plataformas de publicidad online no solo se fijan en cuánto dinero estás dispuesto a invertir. También tienen en cuenta la calidad de tus anuncios.

¿Qué significa eso?

Que si tu anuncio responde mejor a las necesidades de los usuarios que el de tu competencia, tu CPC se reducirá.

Y no poco precisamente.

En el caso de Google Ads, por ejemplo, un buen nivel de calidad te permite pagar hasta un 50% menos que tu competidor más próximo y seguir saliendo por encima.

Para conseguirlo, sigue estos consejos

✅ 1. Consigue que el CTR suba

Lo primero en lo que debes fijarte es en el CTR (o Click Through Rate) del anuncio.

Esta métrica se refiere al volumen de clics que recibe tu anuncio por cada 100 veces que se le muestra a un usuario.

Un CTR alto es una señal de que el anuncio está resultado interesante para los usuarios que lo ven, lo cual te suma puntos.

Aquí tienes algunos trucos para lograrlo:

  • Titulares con gancho: el título de tu anuncio tiene que ser llamativo y muy concreto para despertar el interés del usuario.
  • Textos descriptivos: en el texto del anuncio céntrate en hablar de los beneficios del producto en lugar de en las características. Por ejemplo, si estás vendiendo un móvil que hace buenas fotos con poca luz, puedes poner “Fotos nítidas de noche” en lugar de “Sensor de fotografía nocturna”.
  • Segmentación precisa: cuanto mejor orientado esté el anuncio hacia las necesidades de tu público, más posibilidades tendrás de llamar su atención. Esto lo veremos más abajo.

Tener un buen CTR es importante. Pero ojo, porque las plataformas de publicidad saben lo que ocurre cuando el usuario llega a tu página y lo tienen muy en cuenta. ;)

✅ 2. Haz tus anuncios más relevantes

La relevancia (también llamada «calidad») hace referencia a cómo de útil resulta tu anuncio para el usuario. Y a mayor puntuación, menos CPC tienes que pagar.

Para aumentar esta relevancia debes:

  • Enlazar a una página muy específica: si en tu anuncio muestras un modelo de zapatos, al pinchar en él debe llevarte a la ficha de producto de esos zapatos específicos, no a la home de tu e-commerce. Si no, el cliente se acabará marchando porque le estás ofreciendo una mala experiencia de usuario.
  • Aumentar las conversiones: muy relacionado con lo anterior. Cuanto más descriptivo sea tu anuncio y más relación tenga con la página a la que va a llegar el usuario, más posibilidades hay de que te compre, y eso hará que el CPC se vaya reduciendo.
  • Alinear las keywords: sobre todo si haces anuncios de texto en Google Ads. Tu anuncio y tu landing page deben estar optimizados para las mismas palabras clave. Así le estás dejando claro a Google que hay una relación directa entre ambos.

Cada plataforma tiene sus propios criterios de relevancia, por lo que es importante que los revises a la hora de optimizar tus anuncios.

✅ 3. Segmenta al milímetro

Para que tu anuncio tenga éxito, necesitas tener muy claro quién es tu buyer persona.

De este modo podrás hacer un anuncio mucho más específico para el público al que te diriges, tocando sus puntos de dolor y detallando los beneficios de tu producto que más le interesan.

Así aumentas el CTR y evitas tirar el dinero en clics irrelevantes.

✅ 4. Prueba, prueba y sigue probando

Incluso si tu anuncio funciona bien y el ROI es positivo, siempre hay margen de mejora.

Y para eso, tienes que medir y analizar los resultados de tus anuncios de manera constante.

Lo más habitual cuando haces una campaña online es lanzar dos o tres variantes del mismo anuncio para saber cuál funciona mejor.

Pero ojo, recuerda probar siempre solo una cosa a la vez: el título, la descripción del anuncio, la llamada a la acción… Así podrás medir con precisión el efecto de cada cambio.

Si tienes dudas sobre este punto, échale un vistazo a esta guía sobre los test A/B.

👉 ¿Listo para dejar el CPC de tu e-commerce por los suelos?

Si te das cuenta, al final todo se puede resumir en una idea:

Cuanto más útiles sean tus anuncios para los usuarios, menos tendrás que invertir y mayor será la rentabilidad de tu campaña.

Y esto funciona de manera más o menos uniforme en la mayoría de plataformas de publicidad.

Si necesitas más ayuda para optimizar tus anuncios de publicidad online, aquí tienes varios artículos que te serán muy útiles:

Empieza a aplicar todo lo que te hemos contado en este artículo y verás cómo lo notas en tus beneficios. ;)