Qué es el CPM y cómo usarlo para ganar más visibilidad con tu e-commerce

cpm-ecommerce

Cuando sale una nueva marca al mercado dentro de tu sector, tienes dos opciones:

  1. Incorporarla al catálogo de tu e-commerce desde el principio y tratar de posicionarte  con ella (a riesgo de quedarte con el stock parado durante una temporada, salvo que vendas por dropshipping).
  2. Esperar a que se haga más popular para tener clientes seguros, pero también más competencia.

Seguro que tú también has vivido este dilema con tu tienda online.

Pero lo que quizá no sepas es que hay una vía intermedia: los anuncios de CPM.

Un modelo de publicidad que te permitirá dar a conocer entre tus clientes esas nuevas marcas de tu catálogo y empezar a conseguir ventas mucho más rápido.

Si te interesa, estate muy atento, porque en este post vamos a contarte:

  • Qué es el CPM y qué diferencias tiene con otros modelos de publicidad.
  • Pros y contras de utilizarlo en tus campañas.
  • Consejos para aumentar la rentabilidad de tus anuncios.

Visibilidad, allá vamos. ;)

👉 Qué significa CPM y por qué puede ser útil para tu e-commerce?

CPM son las siglas de “Cost Per Mile” o Coste por Mil Impresiones.

Es decir, campañas en la que pagas un precio concreto por cada mil veces que se muestra tu anuncio.

Las campañas de CPM están pensadas para empresas que quieren reforzar su presencia en el mercado o para nuevas marcas que aún no son conocidas entre el público.

El principal objetivo de este tipo de anuncios no es que el usuario haga clic, sino que recuerde tu marca o tus productos.

Las plataformas en las que se muestran son:

  • Webs de la Red de Display: todas aquellas páginas (blogs de particulares o nichos en su inmensa mayoría) que se han dado de alta en Google Adsense para mostrar anuncios de empresas.
  • YouTube: dentro de la Red de Display de Google Ads también puedes crear anuncios de vídeo para que se muestren en YouTube (si te interesa, échale un vistazo a nuestra guía sobre vídeo marketing).
  • Tablón de novedades en redes sociales: es el caso de las campañas que publicas a través de Facebook Ads o de otras redes (como Snapchat).

Por lo general, estos anuncios se componen de una imagen o un vídeo acompañado de una CTA.

✅ Diferencias entre CPM, CPC y CPA

Antes de seguir profundizando en las campañas de CPM, vamos a hacer un pequeño inciso para aclarar términos.

Si has investigado un poco sobre publicidad online, ya sabrás que hay distintos modelos de pago, entre los que destacan el CPC, el CPM y el CPA.

Lo que quizás no tengas tan claro es cuándo deberías utilizar un modelo de campaña u otro.

Vamos a verlo:

  • CPC (Coste por Clic): los anuncios se optimizan para conseguir clics y así atraer tráfico hasta tu página. En otro post te hablamos más a fondo del CPC.
  • CPA (Coste por Adquisición): el coste por adquisición tiene como objetivo único la conversión. Si no vendes, no pagas. Es el más adecuado para productos que ya están consolidados o para campañas de afiliación.

Como ves, el tipo de campaña que hagas depende de tus objetivos.

El CPC y el CPA están más orientados a la venta, mientras que con una campaña de CPM lo que te interesa es conseguir notoriedad de marca (para captar más clientes a medio y largo plazo).

👉 Ventajas (y desventajas) de las campañas de CPM

La publicidad CPM te será útil para que un mayor volumen de potenciales clientes conozca tus productos o incluso tu tienda online.

Pero ten en cuenta que este modelo también presenta algunos contras.

Antes de lanzarte a crear campañas, deberías tener en cuenta tanto lo bueno como lo malo.

✅ 1. Ventajas: una manera sencilla de ganar notoriedad entre tu público

En primer lugar, vamos a ver cuáles son los beneficios de este tipo de campañas para tu e-commerce.

  • Es branding de bajo coste: las campañas de CPM online son mucho más baratas que los anuncios tradicionales en prensa, radio y televisión. Además, te permiten saber el número de impresiones exacto que has conseguido (así sabes si la inversión te vale la pena).
  • Permite segmentar con mucha precisión: estos anuncios se muestran a audiencias afines a tu producto. Por ejemplo, si usas Google Ads para vender herramientas de jardinería, tu campaña aparecerá en blogs y webs de aficionados a la jardinería.

Además, aunque no es lo habitual, algunos anunciantes también recurren a campañas de CPM cuando quieren conseguir clics a un precio menor que con una campaña de CPC.

Esto puede funcionar si haces un anuncio muy llamativo con algún tipo de promoción irresistible.

✅ 2. Desventajas: hacer marca no siempre es sinónimo de vender

Los inconvenientes del CPM son prácticamente los mismos que los de cualquier campaña de branding:

  • No está enfocado a la conversión: Â¿puedes llegar a conseguir ventas con anuncios por impresiones? Sí, pero no esperes un aluvión de clientes. El objetivo de este tipo de campañas es allanar el camino para futuras acciones de marketing.
  • El éxito no depende solo de ti: las webs en las que aparecen tus anuncios las elige el sistema, no tú. Eso significa que si tu anuncio se muestra en una web con poco tráfico, el impacto de la campaña será menor.
  • El ROI es difícil de medir: como en la mayoría de los casos la visualización de un anuncio no conlleva una conversión directa, es más complicado establecer KPI’s que te permitan conocer el impacto real de la campaña.

Pero, ojo, que no haya un retorno de la inversión inmediato no significa que no puedas sacarle mucho partido a este modelo. ;)

Vamos a ver cómo.

👉 5 tips para rentabilizar tus campañas por impresiones

Aquí tienes varias ideas para reducir el CPM que pagas y conseguir que esas impresiones se conviertan en ventas a medio plazo.

✅ 1. Segmenta bien tu audiencia

Las campañas de display se suelen segmentar en función de los intereses de tu buyer persona (en el caso de la Red de Display, también puedes hacerlo por palabras clave).

Y ya sabes que cuanto más precisa sea tu segmentación más éxito tendrán tus anuncios porque llegarán al público adecuado… Pero tampoco te pases. ;)

Si añades demasiados criterios, acabarás con una audiencia objetivo demasiado pequeña. Y eso también puede provocar que el CPM se encarezca.

Tanto Google Ads como Facebook Ads te dan una estimación del volumen de usuarios a los que podrías impactar con tus anuncios y te avisan si te estás pasando por un extremo o por el otro.

✅ 2. Diseña un anuncio imposible de ignorar

Los usuarios están cada vez más acostumbrados a pasar por alto los banners de publicidad y los anuncios en sus feeds de publicaciones.

Por eso es fundamental que crees  diseños con gancho, que atraigan todas las miradas.

Estos son algunos consejos para hacerlo:

  • Dales movimiento: en lugar de una imagen estática puedes utilizar GIFs o vídeos. El ojo reacciona mejor al movimiento, por lo que tienes más posibilidades de que el usuario se fije en tu anuncio. Y entonces…
  • Usa el copywriting: â€¦lo enganchas con un mensaje muy persuasivo. Uno que apunte directamente a sus puntos de dolor (si tienes dudas sobre esto, échale un vistazo a este otro post sobre coypwriting para e-commerce).
  • Añade una CTA concisa: para rematar el trabajo, déjale claro al usuario qué debe hacer a continuación (acceder a tu web para seguir informándose, hacer un pedido, ponerse en contacto contigo…).

Con estos trucos verás cómo sube el CTR de tus anuncios y se reduce el coste por impresiones.

✅ 3. Haz una estrategia global

Las campañas de publicidad deben funcionar como una pieza más de tu funnel de conversión.

Por ejemplo, estos son los pasos que podrías seguir para promocionar una nueva marca que has incluido en el catálogo de tu e-commerce:

  • Página de destino con información relevante: al hacer clic en tus anuncios, los usuarios llegarán a una ficha de producto o a una landing page con más información sobre la marca. Incluso si no llegan a comprar, debes conseguir que se acuerden del producto cuando salgan de tu página.
  • Contenidos informativos: una vez hayas despertado su interés, lo primero que harán esos usuarios será buscar más información en Internet. Ofrécesela a través de reviews y comparativas con otras marcas.
  • Anuncios de remarketing: esos usuarios que han leído las comparativas y leído las fichas de producto de tu web están casi listos para la compra. El último paso podría ser lanzar una campaña de remarketing con un pequeño descuento para incentivar la conversión (en este otro post te explicamos cómo hacer una campaña de remarketing).

Para los productos de mayor coste, en los que el recorrido del cliente sea más largo, necesitarás combinar estas acciones con una estrategia de email marketing.

✅ 4. Crea distintos diseños para cada dispositivo

¿La tasa de conversión en ordenadores es mucho más alta que en dispositivos móviles?

Eso puede ser señal de que tu anuncio no se adapta bien a las pantallas pequeñas.

Si te sucede, puedes hacer una versión optimizada para cada ubicación.

✅ 5. Haz variaciones y mide la respuesta de los usuarios

No nos cansaremos de repetirlo: si quieres obtener resultados cada vez mejores, tienes que probar, probar y probar.

Y eso significa hacer variaciones en tus anuncios para ver cuál funciona mejor (los famosos test A/B).

Prueba con diferentes banners, cambia el texto de la CTA… ve haciendo modificaciones para encontrar la versión que te genere mejores resultados.

👉 ¿Preparado para hacer marca con tus anuncios de CPM?

Si quieres escalar las ventas de tu tienda online, el branding debe ser una parte fundamental de tu estrategia.

Porque cuando te posicionas como el distribuidor de referencia de una marca, cada vez que un usuario busque un producto de esa marca acudirá a ti (incluso si hay otras veinte e-commerce que también lo venden).

Así que ya sabes. Empieza a crear tus propias campañas de CPM y pon en práctica lo que te hemos contado en este post.

Verás cómo no se olvidan de ti. ;)