¿El dropshipping funciona? Los trucos para conseguir que SÍ funcione

El dropshipping es un sistema de venta online cuya principal ventaja es el ahorro de gestión del stock de productos. Quizá sea éste el motivo que hace que esté tan de moda en el ámbito del marketing online. Y parece que todo el mundo quiera sumarse al carro del dropshipping pero, ¿cómo saber si el dropshipping funciona? Si quieres descubrir qué es aquello que puede marcar la diferencia entre un negocio de dropshipping que funcione y otro que no… ¡Sigue leyendo!

1. Busca buenos proveedores

Un proveedor que no entregue a tiempo o lo haga con el producto en malas condiciones se puede convertir en un lastre importante para tu negocio. Por tanto, asegúrate de asociarte con un dropshipper de confianza. Los hay que incluso te facilitan un listado de productos en archivo CSV y la posibilidad de sincronizar tu e-commerce con su catálogo, lo cual te permite ver en todo momento los precios y el stock existente.

2. Ten claro dónde vas a vender

Hay cientos de proveedores chinos o americanos con productos muy económicos, pero si vas a vender en España lo recomendable es que tu proveedor sea español. Piensa que cuanto más lejos se encuentre tu proveedor, más tardaran en entregarse los pedidos y más problemas podrías tener con los envíos. No juegues con los plazos de envíos.

3. Di no a los productos de marca

Los productos de marca y el dropshipping que funciona no se llevan bien. Esto es debido a que existe una enorme competencia y una gran dificultad para competir en precio con ella. Algo que sucede a menudo vendiendo productos de marca es que haces competencia directa con el propio proveedor. Con frecuencia, si realizas una búsqueda de tu potencial producto y es de marca, descubrirás que ya hay gente vendiéndolo al público al mismo precio que a ti te costaría comprarlo al proveedor.

4. Aporta valor añadido

Los márgenes de beneficio en el dropshipping son algo menores de lo habitual, entre un 15% y un 20% del precio siendo optimistas. Al fin y al cabo, el proveedor siempre va a dejarle el precio más barato a los mayoristas que le compran toneladas de productos que a ti, que eres un pequeño minorista. De ahí que una de las pocas acciones que te va a permitir incrementar algo el precio final de producto es el valor que seas capaz de aportar al cliente. Dedícate a ayudar ofreciendo asesoramiento, tutoriales o contenido en formato vídeo o blog y los compradores te preferirán.

5. Haz que tu atención al cliente brille

En conexión con el punto anterior, tu servicio de atención al cliente debe ser impecable. La reputación online debe ser tu vaca sagrada y hoy en día puede echarse a perder en cuestión de minutos gracias a las redes sociales. Un cliente insatisfecho puede convertirse en tu peor enemigo con algo tan inocente como publicar un tweet quejándose del trato recibido ante un problema con tu tienda. La prueba social es fundamental, así que en caso de problemas con el proveedor deberás asumir el error como tuyo y subsanarlo. Recuerda que es más sencillo que un cliente satisfecho repita compra que convencer a uno nuevo desde cero.

6. Instala un buscador interno

¿Te ha pasado esto alguna vez? Buscas algo en google, entras a una web en busca de un producto en concreto y por más que navegas por ella no lo encuentras. Llevas algo de prisa, así que terminas por desistir. Te dices que ya lo buscarás más adelante y apagas el ordenador. El propietario de esa web acaba de perder una venta, y lo mismo te pasará a ti si no apuestas por un buscador interno: irás por la vida perdiendo dinero. Además, la función de un buscador interno no se limita a mejorar la experiencia de usuario. También ofrece la posibilidad de sincronizarlo con Google Analytics para obtener toda una serie de datos y estadísticas que te aporten información detallada del comportamiento de tus clientes. Como no podía ser de otra manera, en este apartado te recomendamos que pruebes Doofinder gratis:

Y tú, ¿crees que el dropshipping funciona o no?

Vender en Internet puede que sea más barato, pero no siempre es más fácil que vender en una tienda física a pie de calle. Si quieres que tu dropshipping funcione, tendrás que seguir a rajatabla los pasos mencionados. Por no hablar de asegurarte de que hay demanda suficiente en tu mercado, pero al mismo tiempo una competencia asumible para tus condiciones. Ten claro que te queda mucho trabajo por delante para llegar al nivel de todos esos vendedores que han conseguido un dropshipping que funciona y hablan maravillas de él. Pero si ellos pudieron, ¿qué te lo impide a ti?