¿Se puede vender en Internet sin stock?

vender_por_internet_sin_stock

Vender en Internet sin stock y sin preocuparte por dónde meter la mercancía… ¿de verdad es posible?

O lo que es más importante aún, ¿es viable económicamente?

No solo es que sea posible, sino que en este post te vamos a explicar cómo puedes hacerlo tú mismo. Prepárate, porque hoy en Doofinder te contamos todo lo que necesitas saber sobre el dropshipping y la afiliación.

¿Listo?

Vamos a montar tu tienda sin stock.

¿Qué es una tienda online sin stock?

Si uno piensa en gestionar un e-commerce suele imaginar la versión online de una tienda de toda la vida. Te pagan por un producto y tú se lo envías al cliente.

Pero como te contábamos en este este post, Internet ha favorecido que hayan aparecido otro tipo de tiendas virtuales. Y entre ellas está este tipo de comercio electrónico.

La base de estos negocios online está en que tú solo ejerces la figura de distribuidor. Solo te tienes que centrar en la venta y la promoción.

¿Y cómo puedo vender por Internet sin tener el producto?

Hay 2 formas de desarrollar este tipo de negocios. Mientras que la primera está basada en un sistema de dropshipping, la segunda se asienta en el marketing de afiliación o afiliados.

Te explicamos qué es cada una:

  • Tiendas de dropshipping: trabajas con un proveedor que te permite vender los productos de su catálogo. Cuando una persona te compre es el proveedor el que se encarga de enviarlo.

  • Tiendas de afiliados: con la afiliación lo que haces es recomendar en tu web productos de otras personas. Y si alguien compra tú recibes una comisión.

Con ambos modelos te desentiendes de todo lo que tiene que ver con el stock, el packaging y el envío. Solo te centras en el aspecto comercial.

Sin embargo, aunque la base es la misma, son sistemas que funcionan de una forma muy distinta.

¿Cómo funciona una tienda de dropshipping?

El dropshipping es un tipo de tienda online en el que trabajas mano a mano con un proveedor. De forma resumida, el proceso es el siguiente:

1. Elige los productos a vender

Lo primero que tienes que hacer antes de abrir cualquier negocio es realizar un estudio de mercado. Esto será lo que te ayude a elegir el sector al que quieres enfocarte y lo que te dirá cuáles van a ser tus clientes.

Con esto decidido, tienes que ver qué productos son más atractivos. No cometas el error de pensar solo en el precio, valora también la demanda que existe y si hay artículos complementarios.

Ahora ya toca ver qué proveedor (que acepte dropshipping) distribuye los productos que has seleccionado.

2. Selecciona al proveedor o dropshipper ideal

Este punto es muy importante porque no dejas de estar escogiendo a tu "socio" en el negocio. Piensa que de él dependen muchas cuestiones. De entre todas, las más importantes son estas 3:

  • Calidad del producto.

  • Eficacia en la gestión del envío.

  • Márgenes de beneficio.

Antes de elegir a tu dropshipper es recomendable que intentes recopilar toda la información que puedas acerca de él. También sería bueno que comprases antes alguno de sus productos para verificar la calidad.

Si quieres profundizar más sobre cómo elegir tu proveedor no dejes de leer este post.

3. Sube los productos a tu web

Tras elegir a tu dropshipper ya podrás subir a tu tienda su catálogo de productos. Pero mucho cuidado con este punto.

Tu proveedor te pasará las descripciones de los productos por si quieres subirlas tal cual a la tienda. Y eso sería un grave error.

No eres el único cliente que tiene ese proveedor, lo que implica que pueden existir muchas otras tiendas con las mismas descripciones de producto. Además de que esto da una malísima imagen, destrozaría tu posicionamiento SEO.

Google detectará que todos los textos son iguales y pensará que es contenido duplicado. Tendrías todas las papeletas para recibir una penalización.

 

4. Empieza a vender

¿Qué ocurrirá cuando una persona entre y compre algo? Muy sencillo. En ese momento te pondrás en contacto con tu proveedor y le informarás de la venta.

También es cuando tú pagarás el producto. Este detalle es muy importante porque significa que solo pagas al proveedor por venta realizada.

Así te ahorras el tener que realizar una inversión inicial comprando productos.

5. Se envía el producto

Con el pago ya hecho, el dropshipper se encargará de gestionar el empaquetado y el envío.

Al principio es importante que estés atento a que se respetan los plazos y que toda la mercancía llega de forma correcta al cliente. No te desentiendas de este punto ya que una mala entrega puede suponer perder el cliente y otras futuras compras.

Cómo funciona una tienda de afiliación

La afiliación es un sistema en el que recomiendas productos que venden otras personas. La gran diferencia de este método de venta online sin stock con el droppshiping está en el verbo que hemos utilizado: "recomendar".

En tu tienda vas a hablar de los beneficios del producto y por qué la persona debe comprarlo. Pero cuando el cliente presione el botón de compra la gestión final se realizará en la web del proveedor o la tienda.

Te lo explicamos en mayor profundidad para que veas con más claridad el proceso.

1. ¿De quién son los productos que vas a vender?

Al igual que con el dropshipping, antes de abrir tu negocio deberías haber realizado un estudio de mercado y haber elegido a qué sector y público te vas a dirigir.

Después tienes que decidir qué vas a vender. Aquí tienes varias opciones:

  • Vender productos específicos de una empresa: no hay intermediarios porque la comisión te la paga la propia empresa. No es excluyente de que puedas vender otros productos.

  • Plataformas de afiliación: son webs que te ponen en contacto con las marcas o empresas que quieren que otros ofrezcan sus productos. Desde ellas puedes acceder a productos de distintas categorías y precios. Os dejamos los enlaces a algunas de las plataformas más conocidas: ShareASale, Zanox o Comission Junction.
  • Programas de afiliados: aquí se lleva la palma Amazon, que es la red de afiliación más grande que existe. Si trabajas con ellos podrás recomendar cualquiera de sus productos.

Elegir entre una opción u otra depende de muchos factores. Pero si va a ser tu primera experiencia con la afiliación te recomendamos que empieces con Amazon. Trabajar con ellos tiene 2 grandes ventajas.

  • Su atención al cliente es muy buena.

  • Hay productos de casi cualquier cosa que te puedas imaginar.

Como gran desventaja tiene que las comisiones suelen ser bastante bajas. Si quieres saber cuáles son sólo pincha aquí.

2. ¿Cómo es el proceso de venta por afiliación?

Imagínate que ya tienes tu tienda con productos de afiliación. Da igual que sea de Amazon, una plataforma o una empresa, todas usan el mismo sistema.

Alguien entra, le gusta un producto y pulsa el botón de comprar. Ese botón dirigirá al cliente hasta la tienda donde se vende en realidad el artículo. Allí será donde realizará el pago.

Eso hace que surjan 2 preguntas:

  • ¿Cómo saben que ese cliente viene de mi parte?

  • ¿Cuándo cobro?

La primera pregunta tiene una respuesta muy sencilla: todo funciona gracias a los enlaces. Los enlaces que colocas en los botones son especiales (llevan unas cookies) y permiten a la empresa identificar de dónde vienen.

El cuándo cobrar ya es más difícil porque cada plataforma funciona de una manera distinta. Mientras que hay algunas que pagan a los 30 días, otras pueden esperan a los 60.

También es importante que revises si debes generar un mínimo de ventas para poder cobrar.

Dropshipping VS Tiendas de afiliación: ¿cuál es mejor?

¿Cuál de los 2 sistemas es mejor?

Como siempre depende de las circunstancias. Pero para que puedas ver más claro cuál te conviene más vamos a resumir los pros y los contras de cada opción.

Ventajas y desventajas del dropshipping

Además de los beneficios que supone vender por Internet sin stock este sistema presenta otros puntos interesantes.

Ventajas

  1. Cero preocupaciones por almacenar, empaquetar o enviar.

  2. El proveedor te manda toda la información que necesitas.

  3. Solo pagas por cada artículo que vendes.

  4. Ofreces mayor credibilidad y confianza.

  5. El precio final lo decides tú.

Desventajas

  1. Dependes mucho de cómo trabaje el dropshipper.

  2. Los márgenes suelen ser muy bajos.

  3. A veces los proveedores contactan de forma directa con los clientes.

Como ves, el éxito o no de este sistema depende en gran medida de si encuentras un buen proveedor o no.

Ventajas y desventajas de las tiendas de afiliación

Para muchas personas la afiliación es el sistema "perfecto", pero tampoco hay que confiarse. Como con cualquier estrategia hay que ver el otro lado de la moneda.

Ventajas

  1. Además de olvidarte del almacenaje, packaging y envío, tampoco tienes que gestionar el cobro.

  2. Más sencillo técnicamente que el Dropshipping.

  3. Con un único proveedor puedes vender muchísimos artículos distintos.

Desventajas

  1. Al efectuarse el pago en otra página web, genera mayor desconfianza.

  2. El precio final lo decide la tienda.

  3. Tienes que esperar para cobrar.

  4. Comisiones muy reducidas.

El gran secreto de la afiliación está en que generas confianza. En Internet hay miles de tiendas que ofertan los mismos productos. Cualquier detalle que no convenza al cliente hará que termine comprando en la competencia.

¿Estás ya listo para vender por Internet sin stock?

Ahora que tienes toda esta información, solo te falta una cosa: pasar a la acción.

Haz un estudio de mercado, descubre los productos a vender y elige el sistema que encaje con tu elección.

Y si tienes alguna duda, ¡deja un comentario!