Cómo encontrar un producto rentable para vender por Internet

producto_rentable_vender_internet

Existen miles de productos rentables para vender online , sin embargo no es tarea fácil encontrar aquel que mejor se adapta a tus necesidades. Si estás empezando en la venta online, debes saber que no existe el producto perfecto que tanto anhelas para tu tienda. Lo que sí existe son los malos y los buenos productos. Para diferenciar los unos de los otros, lo principal va a ser elegir aquel que más te convenga a ti. Por eso, si quieres saber qué vender, no dejes de leer esta guía donde te explicamos paso a paso qué características debes tener en cuenta. ¿Empezamos? 

1. Aprovecha tus conocimientos

Echa la vista atrás en tu vida. ¿Tienes experiencia trabajando con determinados productos? Si eres capaz de enfocar tu e-commerce desde tu background personal , te será mucho más sencillo convertirte en una autoridad en tu sector.

2. Sigue tu pasión

Si no tienes una experiencia que puedas explotar para vender por Internet, quizá sea el momento de reinventarte profesionalmente. Reflexiona sobre aquello que siempre quisiste hacer y construye tu negocio alrededor de eso. Tu tienda online va a requerir dedicación a largo plazo y sólo te mantendrás motivado si disfrutas la temática que finalmente elijas.

3. Soluciona un problema

Observa tu entorno. ¿Qué producto podría hacer tu vida mejor? ¿Cómo mejorarías los productos ya existentes que usas a diario? Las personas únicamente estamos dispuestas a pagar por algo cuando tenemos una necesidad, tu papel es resolverla.

4. Elige un nicho

Los nichos son productos específicos del mercado. Es importante que analices tu competencia potencial para asegurarte de que hay demanda para tu producto. Para ello existen multitud de herramientas, gratuitas o de pago, como el software SEMRush . La falta de competencia suele significar a su vez una ausencia de demanda, pero si te centras en un nicho excesivamente competido te será complicado posicionarte. Los mejores nichos son aquellos que tienen competencia, pero no demasiada.

5. Investiga tus palabras clave

En la venta online es fundamental posicionarse con las keywords adecuadas para atraer el tráfico de Google y ahorrarse el dinero de comprar anuncios de Adwords o Facebook Ads . Tu contenido debe coincidir con aquello que los usuarios introducen en el buscador . Puedes utilizar la herramienta Keyword Planner del propio Google para obtener ideas. Es recomendable que el volumen de búsquedas de tu keyword oscile entre las 5.000-10.000 mensuales. A eso habrá que sumarle las búsquedas de keywords secundarias y las long tail keywords.

6. Valora los proveedores

Tienes tres opciones básicas:

  • Fabricarlo tú mismo: es la opción menos cara porque sólo gastas en materiales, pero tiene grandes inconvenientes en cuanto a escalabilidad. Vas a tener que implicarte al máximo y pese a conseguirlo tu tiempo seguirá siendo limitado. Si la demanda crece, no tendrás más remedio que subcontratar.
  • Comprar al por mayor: limitarse a comprar grandes cantidades de productos ya fabricados es la opción más común a la hora de vender online y también la más lucrativa. El peligro que conlleva es calcular mal tu demanda o experimentar un descenso en los pedidos y quedarte con un stock de productos inservibles en el almacén.
  • Dropshipping: consiste en vender productos de otros haciendo de intermediario entre el fabricante y el cliente a través de una página web. Su mayor baza es el bajo riesgo que supone al no precisar de un inventario de productos, pero sus pegas son la alta competencia y los bajos márgenes de beneficios, que rondan el 20%. Si quieres saber más puedes leer este artículo sobre Dropshipping .

7. Establece las características del producto

Hay múltiples particularidades que debes considerar para decidir qué vender:

  • Precio: un producto inicial no debería superar los 100€.
  • Margen de beneficio: de poco te sirve vender a 100€ si no eres capaz de ganar un 30-50% del precio de venta. No olvides que tendrás gastos de servidores, marketing o personal. A mayor margen de beneficio, menor volumen de ventas necesitarás.
  • Tamaño y peso: opta por un producto pequeño, pues si eliges uno grande y pesado su envío se encarecerá.
  • Fragilidad: un producto delicado aumentará los costes de envío y recibirá mayores devoluciones por parte de los clientes en caso de romperse.
  • Durabilidad: vender comida, medicamentos o productos de caducidad temprana por Internet requiere una perfecta gestión del stock para que no se echen a perder. Es preferible optar por productos de larga durabilidad.
  • Temporalidad: evita productos pasajeros por muy de moda que estén. Puedes utilizar Google Trends para detectar tendencias crecientes relacionadas con productos sostenibles a largo plazo.

¿A qué esperas?

Seguro que ahora ya dispones de un esquema mental lo suficientemente claro como para saber qué vender por Internet y pasar a la acción. Ten en cuenta los puntos tratados para elaborar un buen diagnóstico y sobre todo, ¡no olvides que el producto más rentable para vender online siempre será el que mejor se adapte a tus circunstancias!