[Megaguía 2020] Cómo crear una tienda online desde cero: aspectos básicos, qué CMS, requisitos legales, estrategia…

como-montar-una-tienda-online

Este es, con toda probabilidad, uno de los artículos más esperados de este blog.

En Doofinder hemos visto tiendas online de todos los colores y llevamos muchos años ya hablándote de cómo optimizar tu e-commerce en todos los sentidos… por lo que ya era hora de que nos pusiésemos manos a la obra y te contásemos todo lo que sabemos sobre cómo crear una tienda online.

Y si llevas tiempo siguiendo el blog, ya sabes que esto no solo consiste en montar la parte técnica. Hay mucho más detrás.

Por eso, hemos planteado esta guía con la siguiente estructura:

  • Primera parte: conceptos básicos a controlar antes de crear una tienda online.
  • Segunda parte: análisis y planificación.
  • Tercera parte: creación y optimización.

Lee con calma y toma notas. Hay mucho por hacer y por aprender. ;)

Parte 1. Conceptos básicos e imprescindibles sobre tiendas online

Si partes de cero, o casi, este apartado te vendrá de perlas. Aquí hablamos de los básicos, de todas aquellas preguntas que las personas que empiezan a montar su tienda online se han hecho en algún momento.

Lo primero, por si hay algún despistado en la sala.

1. ¿Qué es una tienda online?

Una tienda online es una página web desde donde vendes productos o servicios. Se trata de la versión online de cualquier comercio que puedas ver en tu ciudad. Un sitio donde entramos y compramos lo que necesitamos.

La definición de tienda online no tiene mayor ciencia, aunque no podemos decir lo mismo del nombre. Hay pocos términos que tengan tantos sinónimos. Otros nombres que puedes escuchar para tienda online son los siguientes:

  • E-commerce.
  • Tienda virtual.
  • Tienda en línea.
  • Tienda por Internet.
  • Tienda electrónica.
  • Cibertienda.

Para lo que nos atañe, cualquier forma de expresarlo nos resulta válida.

2. ¿Qué se necesita para montar una tienda online?

Vamos a ir cogiendo ritmo poco a poco. Después de saber qué es, te puedes preguntar, ¿y qué necesito para montar una?

Aquí van los imprescindibles presentados en forma de diccionario. De muchos de estos términos hemos hablado en el blog, así que te dejamos también el enlace a cada artículo por si necesitas profundizar en algún concepto.

  • Nicho: llamamos nicho al sector o mercado al que irá dirigida la tienda. Puede ser un pequeño micronicho o un meganicho por la amplitud del público objetivo.
  • Plan estratégico: planificación u hoja de ruta que recoja los pasos a dar, las directrices a seguir y las posibles contingencias. Dedicaremos un apartado entero a la planificación porque es la clave del éxito.
  • Hosting o alojamiento: espacio de un tercero para albergar tu web. También hablaremos de esto, no te preocupes. Por si fuera poco tenemos un artículo solo dedicado a hosting para e-commerce.
  • Nombre y dominio: deberían ser iguales y, a poder ser, con el dominio .com, pero no es imprescindible. Artículo a fondo sobre la elección de nombre.
  • CMS: plataforma a utilizar para montar la tienda alternativa a la creación a medida desde cero. Si te sabe a poco, lee nuestro análisis de los mejores CMS para e-commerce.
  • Pasarela de pago: forma en la que recibirás el dinero de tus clientes. Hablaremos de todas, no obstante en este artículo tienes más info.
  • Lead: entre la persona que acaba de conocer tu tienda y la que ya se ha convertido en cliente hay un estado intermedio. A esos potenciales clientes los llamaremos leads. Aquí un artículo especial sobre cómo ganar leads.
  • Embudo de conversión: el proceso por el que hacemos pasar a los usuarios desde visitas a la web a leads para terminar convirtiéndose en clientes. Más info aquí.
  • Tasa de conversión: el porcentaje de personas que visitan la página que terminan comprando. Si quieres saber más aquí le dedicamos un artículo entero.
  • Buyer persona: el cliente ideal de tu negocio. Debes conocer sus características demográficas, gustos, hábitos y comportamiento de compra. Más info aquí.
  • Propuesta de valor: la razón por la que los clientes elegirán tu tienda respecto a la competencia; valor diferencial y único.

Podríamos añadir muchas más definiciones, pero por el momento es suficiente. Teniendo estos conceptos medianamente claros nos vale para seguir avanzando. Bueno, solo uno más, algo que no es un concepto como tal pero que es imprescindible: la constancia.

A estas alturas de la vida no hace falta que te digamos que nadie da los duros a cuatro pesetas, ni que los milagros no existen, al menos en este mundillo.

El único camino al éxito pasa por el esfuerzo y la constancia, además del trabajo bien hecho.

En este artículo estamos para lo último, pero no podemos dejar de recordarte lo primero. ¡Vamos a trabajar duro!

3. Tipos de tiendas online

Si sales ahora mismo a la calle y preguntas a 10 personas al azar qué tipos de tiendas online existen, te aseguramos que pocas, o ninguna, nombrarán todas las que ahora vas a conocer.

Cada una de estas tiene sus pros y sus contras, pero no pienses en tu caso ahora, deja la mente abierta y empápate de ideas sin juzgar.

A. E-commerce de productos físicos

La tienda de toda la vida llevada a Internet. Tienes tus productos y los despachas a los clientes, la diferencia es que la tienda está abierta 24 horas al día y los artículos los envías por mensajería.

Aquí va alguna ventaja más respecto a las tiendas tradicionales:

  • Vendes a todo el mundo.
  • Tienes la posibilidad de automatizar muchas tareas.
  • Puedes empezar tú solo con una inversión más baja.
  • Mayor libertad física y de horarios. Aunque, sobre todo al principio, trabajarás prácticamente sin descanso. ;)

Cuando llegaste aquí es probable que tuvieras este tipo de tienda en la cabeza, pero hay muchas otras variantes. Seguimos.

B. Tienda online de productos virtuales

¿Y si no hiciera falta enviar los productos que vendes?

Un libro electrónico, un contenido en audio o vídeo o cualquier producto que pueda ser descargado y consumido online, no requerirá de envío físico.

Piensa en cursos online o cualquier plataforma de formación del estilo. La principal ventaja frente a la venta de artículos físicos es la escalabilidad: puedes vender tantos artículos como clientes dispuestos a comprarlos.

C. Venta de servicios

No solo de productos, físicos o descargables viven las tiendas online. Psicólogos, profesores, abogados, asesores, coaches y otras muchas profesiones venden online sus servicios.

La manera más habitual es en consultoría o en clases.

La tecnología ha avanzado lo suficiente como para que se pueda completar una sesión o una clase tan bien como de forma presencial.

¿Podrían encajar tus habilidades con este tipo de tienda online? ¿Habría personas dispuestas a pagarte por ello? Luego veremos maneras de analizarlo.

D. Dropshipping

Este modelo de tienda en línea ha supuesto un boom en los últimos años. Se trata de un sistema muy atractivo para vender sin stock, porque te olvidas de todo lo que tiene que ver con la gestión de los productos.

Su funcionamiento es muy sencillo.

Tu tienda lo que comercializa son los productos del catálogo de un proveedor. Él guarda y envía mientras que tú solo te centras en la parte comercial.

Este sistema presenta 2 grandes ventajas:

  • Ahorras en la inversión inicial: solo pagas al proveedor por cada producto que vendes.
  • Te olvidas del almacenaje y el envío: el proveedor es el que se encarga de almacenar y enviar los productos al consumidor final.

También es importante que conozcas las desventajas de este modelo:

  • Gestionas la atención al cliente: a ojos del comprador tú eres el responsable. En algunos sectores con muchas reclamaciones no te compensará por la comisión recibida.
  • Te llevas una comisión: tu tienda, tu marca, tus clientes, todo tu trabajo por captarlos… y solo te llevas una comisión de un tercero. Puede sonarte a poco…

En cualquier caso, si quieres saber más sobre qué es el dropshipping no dejes de leer este post.

E. Tienda de afiliado

La afiliación consiste en recomendar productos de terceros a cambio de cobrar una comisión si se realiza la venta.

Muchas personas entienden que esto no es una tienda online en sí misma, aunque la realidad es que en Internet existen muchísimos e-commerce basados en la afiliación.

Ventajas:

  • Comodidad: no tienes los productos, ni los envías ni te encargas del servicio posventa.
  • Fácil de montar: una web con reseñas de artículos puede ser suficiente para empezar.

Es cierto que solo tienes que centrarte en conseguir la venta, pero no todo es tan bonito.

  • Comisión muy baja: uno de los pasos más difíciles, sino el que más, es atraer compradores. Estarás haciendo un trabajo enorme por una comisión que raramente llegará al 10%.
  • Dependes de terceros: si el programa de afiliación con el que trabajes cambia las condiciones puedes quedarte sin negocio de un día para otro. Hace no mucho sucedió cuando Zalando cerró su programa de afiliados, dejando tiradas a todas las tiendas que promocionaban sus productos.
  • Falta de branding: es difícil crear una marca con una web que manda a los usuarios hacia otra web, ¿no crees?

El modelo de afiliación tiene siempre dos enfoques:

  1. El de afiliado.
  2. El de creador.

Ambos están recogidos en este artículo sobre el marketing de afiliación.

Antes de seguir, recuerda la importancia de leer sin juzgar. Solo infórmate de las diferentes posibilidades para crear una tienda online. Como mucho, toma nota de posibles ideas, luego aprenderemos a analizarlas.

F. Marketplace

También llamada “tienda de tiendas”. En este caso tu tienda no tiene productos, sino que es una plataforma que permite a terceros vender sus productos en ella.

Amazon, aunque ahora también vende directamente, es el marketplace más conocido. Cualquiera puede vender en Amazon, o en otras plataformas como Ebay, Rakuten, Aliexpres…

Ojo, que no solo existen estos gigantes marketplace, en nichos más pequeños hay plataformas multivendedor con un rendimiento envidiable.

Es obvio que no vas a convertirte en Jeff Bezos, pero piensa si en tu sector cabría la posibilidad de ofrecer un espacio a terceros para vender tus productos.

G. Membresía

Este modelo es uno de los que mayor crecimiento está experimentando. El porqué se explica muy fácil: cobros recurrentes.

En una tienda normal conseguir una venta es complicado, hacer que el cliente repita, también, que compre una tercera vez, más aún. La recurrencia consiste en que el cliente paga mes a mes, o año a año, una cantidad fija.

Hemos visto membership sites de casi cualquier temática y, aunque ahora no lo creas, tú también. El modelo de membresía ha existido siempre en los negocios físicos: gimnasios, academias, clubes… Spotify o Netflix, por citar dos ejemplos muy conocidos, se basan en los mismos pagos recurrentes.

Una vez más, y como dicen los americanos, niche is rich.

En el mercado más pequeño puede haber una gran oportunidad de negocio para una sistema de membresía.

H. SAAS

Un SAAS o Software As A Service es una combinación de un sistema de venta de productos virtuales y una membresía.

Hasta hace poco todas las herramientas y programas informáticos se vendían de forma física en CD, o luego descargando el programa en el ordenador.

Ahora cualquier persona podría tener tu ordenador sin un solo programa y trabajar con todas las herramientas en la nube. El acceso a un SAAS se hace online, lo que permite a tus clientes acceder desde cualquier equipo con conexión a Internet.

Las ventajas son obvias: ingresos recurrentes y escalables. Sin embargo, hay una contra importante; crear un SAAS no es ni fácil, ni rápido, ni barato.

Parte 2. Análisis de ideas y planificación

Seguro que leyendo los distintos modelos de tiendas online te han surgido ideas que montarías sin dudar. Enamorarse de una idea es uno de los impulsos más típicos al empezar.

Algo parecido sucede en las parejas.

Al principio todo es muy bonito, pero es con el tiempo cuando se ve la realidad no sesgada. Para evitar que caigas en este error y te lances a una piscina sin agua, vamos a ver cómo analizar y planificar la creación de una tienda virtual.

Un segundo…

¿Ya tienes una idea? Si no aquí van algunas.

1. ¿De qué montar una tienda online? Ideas más habituales

En lugar de darte una lista de buenas ideas para que crees tu tienda, vamos a hacerlo al revés.

Nos hemos dado una vuelta por Google y hemos mirado qué temáticas son las más buscadas a la hora de crear una tienda online.  No te decimos que no montes un e-commerce de esto, pero sí decirte que no vas a ser el único, con todas sus consecuencias.

Utiliza este  listado como inspiración o para desenamorarte de alguna idea…

A. Ropa: zapatos, camisetas…

Lo sabemos, es lo primero en lo que piensa todo el mundo.

No vamos a decirte que es una mala idea directamente, pero al menos especialízate.

Eso significa que si vendes “camisetas” tu competidor será el mundo entero; sin embargo, si vendes algo más concreto como “camisetas para zurdos” o “camisetas para mujeres en su quinto mes de embarazo” te dirigirás a un perfil de clientes muy específico.

Recuerda uno de los conceptos básicos que vimos al principio, el de buyer persona o cliente ideal. Mientras más concreto sea el problema que soluciona tu producto, mejor. Si montas otra tienda online de camisetas, sin más diferenciación, te va a ser muy difícil destacar.

Artículos relacionados: si quieres lanzarte al reto de la ropa o, más en particular, de las camisetas, lee esto.

B. Bebés

Es habitual que en cuanto alguien se convierte en padre o madre, se convierte en fanático de los productos para niños. Tan fanático que a muchos se les ocurre montar una tienda online de ropa de bebé, juegos, etc.

De nuevo, en un sector tan competido, necesitarás una diferenciación muy clara y un montón de trabajo.

C. Cosmética

Otra idea clásica es la de los productos de belleza, maquillaje, etc.

La aproximación habitual al valorar estas ideas es pensar que hay mucha demanda.

Y es cierto, la inmensa mayoría de la sociedad compra productos de cosmética, pero recuerda que no quieres vender a todo el mundo, sería un suicido comercial porque las grandes marcas te comerían (por ejemplo, como ocurre en España con el Corte Inglés).

D. Animales, vino, productos ecológicos…

Aunque a priori puedan parecen nichos no tan saturados, entrar en ellos sigue siendo ardua tarea.

¿Quieres vender productos para animales?

Sé original, hiperespecialízate o crea un servicio único.

Si tienes dudas del poder de la especialización atención al caso de esta chica que vende sesiones para hablar con animales. Puede sonar a broma pero es el ejemplo de qué nunca sabes dónde puede estar el nicho exitoso, por pequeño y extraño que parezca.

E. Artesanía

Por último hemos seleccionado el nicho de la artesanía y el Do It Yourself porque sois muchos los que buscáis. Es un perfil típico de una persona muy especializada en la creación de un producto artesano que quiere dar el salto al online.

Suelen ser productos muy específicos, lo que es un punto a favor.

El reto en estos casos es lograr la suficiente visibilidad. Si ya tienes un público y tu negocio está asentado offline, adelante. Si partes de cero mejor empieza vendiendo en algún marketplace como Etsy, Amazon Handmade o Artesanio.

Una vez hayas validado tu idea de negocio, entonces lánzate a por tu tienda online.

Cómo analizar una idea de tienda online

Supongamos que ya tienes una idea en mente. Antes de dar un paso más, por muy buena que te parezca, debes analizarla y valorar si te interesa ir a por ella.

Aquí tienes algunos factores que debes tener en cuenta.

1. Competencia

En los ejemplos anteriores hemos visto mercados muy competidos. El único camino transitable en esas junglas es el de la especialización.

Para valorar lo competido de un nicho la mejor herramienta es una intuición entrenada. Eso significa que mientras más ideas analices, con más facilidad podrás descartarlas.

Los puntos a favor de cualquier idea de negocio son muy fáciles de ver, sobre todo si la idea es tuya, el reto está en desapegarse de la idea y analizarla con objetividad.

En cualquier caso, si tu intuición no está entrenada aquí van otras formas de valorar la posible competencia de una tienda online.

  • Número de resultados mostrados en Google: prueba a introducir la palabra clave principal de tu tienda y observa el número de resultados que ofrece Google. Una búsqueda genérica del estilo “camisetas para hombre” devuelve casi 200 millones de resultados. Con algo más específico (y estúpido) como “camisetas amarillas para hombres zurdos”, hay poco más de 100.000 resultados.
  • Calidad de los resultados: visita las páginas que aparecen en las dos primeras páginas. ¿Hay tiendas online? ¿Qué sensación te transmiten? ¿Son mejorables?  Una baja calidad de esos resultados es un indicador de que podrías competir con ellas.
  • Anuncios de Adwords: si al buscar los productos que tú venderías ves anuncios de Google Shopping o resultados de pago, es buena señal, pero si el CPC es muy alto significa que habrá mucha competencia. Si no sabes qué es Google Adwords o el CPC, lee esto.
  • Compara oferta y demanda: hay muchas estrategias posibles para captar tráfico pero una muy importante es el que viene de buscadores. Utiliza el Keyword planner de Google para comprobar cuánta gente busca los productos de tu sector. Como extra puedes volver a echar un ojo al número de resultados y los resultados de pago.

Analizar la competencia es importante, como también lo es hacerlo con factores internos. No te olvides de estudiar con detalle esto:

  • Margen y umbral de rentabilidad: un plan de ingresos y gastos detallado te permitirá estimar cuántas unidades necesitarás vender al mes para empezar a ganar dinero, ese será tu umbral. ¿Es viable? ¿Te llegaría solo con tráfico orgánico?
  • Socios clave: no vas a estar solo en esto, si vas a hacer envíos o crear una base de suscriptores necesitarás tener presupuestos de empresas de mensajería y proveedores de email marketing, por citar dos ejemplos.
  • Tu satisfacción y capacidad: esta es una carrera de fondo, te tiene que gustar correrla. Si vas a montar una tienda online de gatos y los odias porque les tienes alergia, mal vamos. No se trata de vivir de tu pasión, casi es al contrario, la pasión que debes observar es la de tus clientes, pero al menos que no te disguste.

Avancemos un paso más.

2. Herramientas de análisis

Para hacerte este trabajo más sencillo existen dos herramientas geniales:

  • Canvas o lienzo de modelos de negocio: con un sencillo panel y no demasiado tiempo podrás plasmarás todos los aspectos a tener en cuenta al crear la tienda (ingresos y gastos, socios clave, propuesta de valor…).
  • DAFO:  plantea un análisis por dos vertientes, en la interna analiza Debilidades y Fortalezas, mientras que en la exterior, valora Amenazas y Oportunidades.

Salvo que vayas a pedir financiación y el banco te lo pida, no vas a necesitar un plan de empresa a la antigua.

El papel lo soporta todo, pero la realidad suele tener otros planes, por lo que trabaja en la planificación pero no tardes en pasar a la acción. En este otro artículo hablamos en profundidad de cómo crear un plan de negocio para un e-commerce.

Una vez valorada la dificultad de un mercado bajo tus circunstancias y capacidad tomarás la decisión de ir a por ello o no.

Sé paciente y no tengas miedo en descartar muchas ideas, es el camino para dar con la ganadora.

3. Otros aspectos importantes a definir antes de crear la tienda

Imagínate que ya tienes tu idea, ¿qué más necesitas tener en cuenta?

A. Nombre y dominio

¿Cuál es el objetivo del nombre de tu tienda?

¿Quieres que sea un nombre de marca o utilizar el dominio de la web para posicionar en Google con mayor facilidad?

Elige con cuidado y piénsatelo bien, ya que una vez comiences a vender, cambiar de dominio solo supondrá un gran dolor de cabeza, pérdidas y muchísimos problemas.

Hay tres opciones principales:

  • Exact Match Domain (EMD): que incluye el nombre del producto principal en la url.
  • Dominio de marca: un dominio genérico que poco o nada tiene que ver con el nombre del producto.
  • Mixto: una mezcla de las anteriores.

En cualquier caso, ten en cuenta esto:

  • Dominio .com libre: puedes elegir otras terminaciones pero el .com sigue siendo la estrella.
  • Perfiles de principales redes sociales libres: para no encontrarte con sorpresas más adelante.
  • Que suene bien en todos los idiomas: para evitar malentendidos…
  • Sin derechos: asegúrate que ninguna otra marca ha registrado ese nombre.

Al igual que en una tienda física sabes qué artículos vas a vender y cuáles son la categorías principales, en una tienda online esta parte es incluso más importante.

Vamos a ver cómo organizar el contenido.

B. La arquitectura de la información en una tienda online

Al crear un e-commerce debes tener en consideración dos perspectivas:

  • La del usuario: tu tienda debe ser intuitiva y muy fácil de navegar.
  • La de los buscadores: la organización del contenido, categorías y productos debe estar jerarquizada y muy clara para ser rastreada con facilidad.

Esto significa que aunque la prioridad sea el cliente, tanto en diseño como en usabilidad, no debes perder de vista qué es bueno para Google.

Ejercicio: estructurando urls

Coge papel y boli y escribe la estructura que tendrá tu web, partiendo desde la página de inicio. Te debería quedar algo así.

En el dibujo debes incluir todas las páginas que tendrá tu web y cuál será su posición en el árbol de jerarquía. Piensa también en las posibles urls que se formarán:

  • Home/categoría-1/producto-1
  • Home/tienda/categoría-1

La elección del modelo dependerá de las necesidades y peculiaridades de tu tienda, pero tenlo pensado antes de ponerte a crear.

C. Definir estrategia de atracción

El mayor reto al que se enfrenta una tienda online que nace de cero es el de atraer visitas. Es imprescindible, por tanto, adelantarse y plantear cómo será la estrategia para generar tráfico hacia la tienda.

Estas son algunas de las fuentes de tráfico posibles:

  • SEO: visitantes que llegan de buscadores. Más info sobre SEO para e-commerce.
  • Google Adwords: tráfico pagado proveniente de Google. Mas info.
  • Facebook e Instagram Ads: visitantes a los que mostramos publicidad en redes sociales para que lleguen a la tienda. Más info aquí.
  • Referral: visitas que llegan de otras webs que nos enlazan y recomiendan.
  • Otras fuentes: marketing de contenidos, Twitter Ads, marketing con influencers…

Es imposible anticipar de dónde y en qué porcentaje llegarán los usuarios a tu web, pero sí calcula cuántos recursos vas a dedicar a cada fuente de tráfico, sobre todo al principio.

Fase 3. Creación de la tienda online

Es hora de pasar a la acción. El trabajo previo de planificación nos ha dejado una hoja de ruta clara sobre qué hacer y en qué momento. Vamos a meter las manos en la masa.

1. Elegir hosting

Una decisión que parece trivial pero que, mal tomada, puede darte muchos problemas.

Hay infinidad de opciones muy asequibles en precio, así que descarta un hosting gratuito. En serio, ni te lo plantees, hemos visto demasiados casos que terminan pagándolo muy caro.

Para ayudarte con esta decisión hemos creado esta super guía sobre hosting para e-commerce.

2. Elegir CMS

CMS son las siglas de Content Management System. Esto traducido en un lenguaje normal significa que es el programa con el que vas a gestionar tu tienda virtual.

Los más conocidos para e-commerce son estos:

  • WordPress: este CMS se puede convertir en cualquier cosa gracias a los plugin (en este caso WooCommerce). De los 3 es el más sencillo y económico de usar.
  • Prestashop: es mejor que WordPress si vas a instalar una tienda con muchos productos. Tiene una curva de aprendizaje un poco mayor.
  • Magento: con diferencia el más complejo de usar. Solo es recomendable para usuarios con mucha experiencia.
  • Shopify: una opción para crear la tienda con conocimientos nulos, implica pago mensual, eso sí.
  • Otras opciones: Blogger, Wix… aunque no podemos recomendarte ninguno de los CMS para crear una tienda online gratis. A la larga te terminarás arrepintiendo.

Lectura relacionada: Qué CMS usar para e-commerce y cuál es el más recomendable para tu tienda.

3. Instala un buscador

Una tienda con muchos productos y decenas de categorías puede convertirse en un laberinto imposible de recorrer para un posible comprador. Y aunque tuvieras menos productos y categorías, el visitante no va a dedicar el tiempo suficiente a tu tienda como para andar rebuscando entre diferentes opciones.

¿Cómo puedes facilitarle la vida a ese posible comprador? Con un buscador interno profesional.

Permite que el cliente llegue, escriba qué es lo que está buscando y encuentre en segundos todas las opciones relacionadas.

4. Subcontrata el trabajo

Si no quieres o no puedes ponerte manos a la obra, la alternativa es pagar a alguien que lo haga por ti. No hay reglas definidas para acertar con la persona o empresa que te desarrollará la tienda, pero sí podemos darte una pautas.

  • Desconfía de los muy baratos: la explicación es obvia, no pondrán el esfuerzo y cariño que tu tienda necesita.
  • Que no te la haga tu cuñado: lo hemos visto tantas veces… alguien quiere montar una tienda online y la parte clave, la creación, la pone en manos de un inexperto. Es como si el diseño y la reforma del local de una tienda física la hiciera alguien que no sabe de ello.
  • Presupuestos desglosados y explicados: si alguien te pasa un presupuesto de una línea del estilo: creación de la web -> 2.600€, sin más explicaciones, pídele un desglose detallado al máximo. Quieres saber por lo que vas a pagar.

Hay de todo, y el precio alto no siempre es garantía.

Puedes encontrarte agencias que te cobran un ojo de la cara por una tienda muy básica y otras que por menos de 1.000€ te hagan un trabajo genial.

Busca, compara y decide.

5. Aspectos legales, ¿hay que hacerse autónomo?

Puede que esta sea la principal duda o miedo antes de decidirse, ¿cómo me voy a llevar con Hacienda?

Nota: ten en cuenta que te vamos a explicar el proceso de cómo sería en España. Si eres de otro país, debes verificar cómo sería en tu caso, aunque lo más probable es que sea muy parecido.

Siendo 100% riguroso, la obligación es darse de alta tanto en Hacienda como en la Seguridad Social como trabajador autónomo.

El alta en Hacienda para pagar el IVA es ineludible pero la realidad, y la jurisprudencia así lo confirma, es que si tus ingresos están por debajo del salario mínimo interprofesional, “puedes” no darte de alta en autónomos.

Entrecomillamos “puedes” porque es una ley no escrita.

Oficialmente el estado no puede permitirse reconocerlo y dice que te expones a una multa si no te das de alta como trabajador autónomo, pero hay jurisprudencia de lo contrario.

En cualquier caso, con la ley de fomento del emprendimiento puedes darte de alta por 50€ al mes durante un año. Por ese precio, no lo dudes, ¡lánzate a montar esa tienda que tienes en mente!

¿Y qué viene después de montar la tienda?

Después del trabajo de creación no creas que te puedes echar a dormir y que tu tienda empezará a vender sola. El día de inauguración empieza un nuevo camino, largo y dificultoso por conseguir visibilidad para tu tienda.

La suerte es que durante la fase de planificación preparaste una hoja de ruta que ahora seguirás.

Con esfuerzo, constancia y buenas herramientas, te aseguramos un futuro superexitoso con tu tienda online. ¡Mucha suerte!