6 ejemplos de rebranding y en qué casos es necesario hacerlo

Seguro que ya dominas el concepto de branding y de “hacer marca”.

Crear una conexión con tus clientes para fidelizarlos y convertirlos en evangelizadores de tu marca y tus productos… etc.

Hasta ahí, no te estaremos contando nada nuevo.

Pero ¿qué pasa cuando lo que consigues es lo contrario?

Es decir, cuando los usuarios perciben una imagen negativa de tu marca, desconfían de ella, y hasta se enfadan cuando la ven aparecer en la pantalla.

En estos casos es cuando entra el juego el rebranding.

Dar un golpe de timón y cambiar el rumbo.

Si tú también estás (o crees que estás) en esta situación con tu tienda online, estate atento, porque en este post te contamos:

  • Qué es el rebranding.
  • En qué casos es necesario hacerlo.
  • 6 ejemplos de rebranding (y las consecuencias que tuvieron para sus marcas).

Vamos allá.

👉 Qué es y cuándo deberías un hacer rebranding (con ejemplos)

Empecemos por aclarar este concepto.

El rebranding es el proceso con el que modificas total o parcialmente alguno de los elementos que conforman tu marca.

O dicho de manera más simple.

Un rebranding es cualquier cambio (pequeño o grande) que hagas en:

Y mucho cuidado, porque esto es un proceso bastante delicado.

✅ Por qué tienes que ser muy cuidadoso al hacer un rebranding

Para un usuario que suele comprar en tu tienda online, ver tu marca no solo le genera una sensación de confianza y de familiaridad, sino que según un estudio realizado en Alemania, puede llegar a sentirse “feliz” al verla.

De hecho, la sensación es parecida a la que sientes al encontrarte a un amigo de toda la vida por la calle.

Pero esa conexión se puede romper muy fácilmente si haces cualquier cambio que el usuario no se espera y que le haga difícil reconocer tu marca.

Sería como encontrarte a ese amigo y que de pronto aparezca con la cabeza rapada y una cresta morada.

Seguro que al principio te resultaría extraño. 😉

Más abajo veremos algunos casos de empresas que han enfadado a sus clientes al hacer un pequeño cambio en su identidad corporativa.

Pero antes…

✅ En qué casos necesitas reformular tu identidad de marca

Porque sí, a veces no queda otra.

Estos son algunas situaciones que justifican un rebranding.

➡️  A. Tu negocio ha perdido fuerza

Por el motivo que sea, tu competencia te está comiendo terreno.

Tus clientes ya no se identifican con tu marca como lo hacían antes, y prefieren irse a otro e-commerce.

En estos casos te puede interesar darle un giro a tu identidad.

➡️  B. Has sufrido una crisis de reputación

Imagina que durante unas horas, tu pasarela de pago se estropea y los pedidos de tus clientes se pierden.

O bien puede que durante muchos años la web de tu e-commerce haya tenido una navegabilidad malísima, y aunque ahora hayas hecho mejoras, el público ya tiene asociada esa mala experiencia de usuario a tu tienda online.

Cualquier de estas situaciones puede llegar a suponer un daño importante para tu marca si no lo gestionas de forma adecuada.

En los casos más graves, la única solución será hacer un rebranding profundo para quitarte de encima esa percepción negativa.

Por ejemplo, hace unos años McDonald’s cambió sus colores corporativos (del rojo al verde) como una forma de reducir la imagen de «cadena de comida basura» que tenía entre los usuarios.

➡️  C. La identidad central de tu negocio ha cambiado

Esto implica que incluso la misión y los valores de tu e-commerce son diferentes.

Un posible caso sería que pasases de distribuir ropa de lujo a vestimenta deportiva. Aunque el sector sigue siendo el de la moda, tu buyer persona ha cambiado por completo.

Y eso supone que toda tu identidad visual y verbal debe variar en consecuencia.

➡️  D. Tu marca se ha quedado anticuada

Este es el caso más típico de rebranding.

Es sencillo, tu web ya lleva unos años en activo y tu logo o tus colores corporativos se han quedado desfasados.

Un ejemplo lo tendrías en eBay, que hace unos años modificó el logo que llevaba usando más de una década.

➡️  E. Quieres expandirte y vender a nivel internacional

Una vez tu tienda online crece, es posible que te interese abrirte mercado en otros países.

Y eso significa que la identidad de marca que te había funcionado en tu país de origen podría no ser efectiva para el mercado global, lo que te obliga a cambiarla.

👉 5 casos de rebranding exitosos (y uno que salió mal)

Estas son varios ejemplos de grandes marcas que han hecho algún cambio en su identidad corporativa.

Aunque no se trata de casos específicos de e-commerce, estos ejemplos son perfectamente aplicables a cualquier tipo de negocio.

✅ 1. Uber

El caso de Uber es una mezcla de los motivos para hacer rebranding que vimos antes.

Por un lado, aunque nació en 2009, el primer logo de Uber se quedó desfasado muy pronto, lo que llevó a que la empresa decidiera cambiarlo.

El nuevo logo dio pie a muchísimas críticas (incluso burlas), pero a pesar de ello lo mantuvieron durante un tiempo.

Después de eso, llegó una crisis de reputación.

Uber empezó a recibir un aluvión de críticas por las cláusulas abusivas de sus contratos, a lo que se sumaron diversas denuncias por competencia desleal y evasión de impuestos.

Todo esto hizo que en 2018 Uber llevase a cabo un cambio más profundo de su identidad corporativa.

Entre otros aspectos, esto dio lugar a su actual logo, muy similar al primero (la palabra “Uber” a secas) pero con una tipografía más moderna.

✅ 2. Airbnb

Esta plataforma nació como una web de alojamientos alternativos a los hoteles.

Pero sus creadores pronto se dieron cuenta de que en torno a su marca se había formado una comunidad de usuarios con un fuerte sentido de pertenencia que no buscaban casas de vacaciones, sino “hogares en cualquier parte del mundo”.

Y decidieron aprovecharlo.

El principal objetivo del rebranding de Airbnb fue reforzar esa sensación de comunidad entre sus usuarios.

Este objetivo se vio reflejado en la creación de su nuevo logo, con una forma que recuerda a la de un corazón.

Un logo que, por cierto, tiene nombre propio: Beló (de belong, pertenecer en inglés). 😉

Este fue el vídeo que publicaron para anunciar el cambio en su identidad.

✅ 3. WeTransfer

Otra marca que decidió centrarse en la comunidad.

En el caso de WeTransfer, además, lo hicieron de una manera muy explícita.

Adelgazaron su logo, le quitaron el “Transfer” y dejaron solo el “We”.

De esta manera pretenden remarcar la sensación de que su plataforma no solo sirve para enviar archivos pesados cómodamente, sino para conectar personas.

Este es el vídeo que lanzaron para explicar los motivos del cambio.

✅ 4. Apple

En los años 90, Apple estaba al borde de la quiebra.

Ese fue el momento en que Steve Jobs volvió a tomar las riendas de la compañía (después de que lo echaran de su propia empresa), y decidió darle un giro radical.

Entre otros cambios, el logo de la manzana arcoíris pasó a adoptar el color plateado que luce hoy.

Y no solo eso.

Además, de ser “Apple computer” pasó a ser Apple, a secas.

De esta manera ganaron libertad para amplia su catálogo de productos y abrirse a otro tipo de soluciones tecnológicas que hoy forman parte de la familia Apple (el iPhone, el iPad, el iPod…).

Este es un caso de rebranding radical en línea con un cambio de los valores de la marca.

Y uno que, además, salvó a la compañía de desaparecer.

✅ 5. Instagram

Aunque para muchos era una desconocida hasta hace pocos años, la red social Instagram lleva existiendo desde 2010.

Y durante sus primeros seis años de vida, el logo fue básicamente el mismo: una polaroid con un pequeño detalle arcoíris.

Por eso, el profundo rediseño que sufrió en 2016 causó muchísimo revuelo. 

Recibieron multitud de quejas de usuarios descontentos por la simplificación del logo, que había pasado de ser una cámara muy detallada a un sencillo icono de corte minimalista. Además, los propios colores corporativos también cambiaron.

Pero ¿les fue bien?

A la vista está. 😉

Aunque en su momento perdió a algunos usuarios, la realidad es que la compañía no ha dejado de crecer.

Pero lo más importante es que este cambio tenía un motivo estratégico.

El aspecto sencillo de este nuevo logo les permitió adaptarlo a las submarcas que habían creado en torno a la aplicación principal (Layout, Boomerang y Hyperlapse).

Es decir, les dio flexibilidad para seguir creciendo.

✅ 6. Gap

6 días.

Ese es el tiempo que duró la tentativa de rebranding de Gap, una prestigiosa marca textil estadounidense con más de 50 años de historia.

Lo único que hicieron fue tratar de modernizar su logo, que en 2010 (momento en el que se produjo el cambio) ya contaba con 41 años.

Pero cometieron varios errores:

  • Hacer un cambio que nadie había pedido: sus clientes se sentían identificados con el logo de toda la vida.
  • Rediseñarlo casi por completo: modificaron a la vez varios elementos representativos de la marca, incluyendo su tipografía.
  • Lanzarlo sin avisar: de un día para otro, los usuarios se encontraron con el nuevo logo en la web oficial de la empresa, sin ningún comunicado ni explicación por su parte.

El revuelo fue tal que en menos de una semana tuvieron que dar marcha atrás y recuperar su antigua imagen.

👉 El mejor rebranding es el que no hace falta

Como has visto, si tu e-commerce necesita un rebranding profundo es porque está transmitiendo una imagen de marca negativa.

Así que mejor si evitas que eso pase. 😉

Lo que significa:

En definitiva, crea una marca fuerte que se convierta en la mejor amiga de tus clientes y no tendrás que modificarla. 😉

EBOOKS GRATUITOS