[Megatutorial SEO Shopify] Todo lo que necesitas saber para mejorar el posicionamiento de tu tienda (y que te lluevan las visitas)

¿El SEO te trae de cabeza?

Estás harto de oír hablar de lo necesario que es, pero no tienes ni idea de qué es eso de las palabras clave, las canibalizaciones o la intención de búsqueda…

Pues precisamente por eso hemos creado esta guía de iniciación donde te vamos a enseñar las bases del SEO en Shopify. Así que sigue leyendo y estarás un paso más cerca de «enamorar» a Google y lograr posicionar tu e-commerce.

¿Listo para empezar?

Megatutorial en 3, 2, 1…😉

👉 Tutorial SEO para mejorar el posicionamiento de tu tienda en Shopify 

Como te habíamos prometido, esta va a ser una guía práctica donde comenzaremos con los conceptos más básicos para luego seguir con consejos específicos para optimizar tu tienda en Shopify.

Así que ya seas un completo principiante o alguien que ha empezado su andadura en el SEO, este tutorial también es para ti.

¡Empezamos!

✅ 1. Qué son las palabras clave y cómo encontrarlas

Seguro que al hablar de SEO te viene a la cabeza el concepto “palabras clave” o “keywords”. 

Te explicamos en qué consiste este término.

➡️ A. ¿Qué es una palabra clave?

Las palabras clave son palabras o frases que utilizan los usuarios para hacer una búsqueda en Google (o cualquier otro buscador).

Por ejemplo, una palabra clave sería “creatina”, pero también “comprar creatina” e incluso “cuál es el mejor suplemento para ganar masa muscular”.

Ahora bien, ¿qué tiene que ver esto con tu tienda?

Volvamos al ejemplo de la «creatina», e imagina que tienes una tienda de suplementos alimenticios para deportistas.

En la imagen puedes ver que esta keyword tiene un volumen de 27.100 búsquedas al mes en España. Lo que significa que si consigues posicionarte en la primera posición, vas a tener a más de 20.000 potenciales clientes entrando en tu tienda cada mes.

seo-en-shopify

Es decir, SEO = atraer potenciales clientes.

Así que lo primero que debes hacer a la hora de plantear tu estrategia SEO es hacer un estudio de palabras clave (keyword research). O lo que es lo mismo, localizar las mejores keywords dentro de tu sector.

➡️ B. Cómo encontrar palabras clave

Ahora que ya tienes claro qué son y la importancia de las palabras clave, el siguiente paso es ver qué keywords son las más interesantes (luego entraremos en esto).

Para la tarea de buscar palabras clave te recomendamos una serie de herramientas:

  • Planificador de palabras clave de Google: es la herramienta propia de Google para localizar palabras claves dentro de Google Ads (su plataforma de publicidad). El problema es que si no tienes campañas activas no te va a mostrar el volumen de búsqueda de forma exacta, sino en horquillas. Sin embargo, puedes usar esta herramienta para obtener palabras clave relacionadas.
  • KeywordTool.io: esta herramienta nos va a servir para descubrir nuevas palabras clave (por desgracia, su versión gratuita no nos dice los volúmenes de búsquedas). Puedes introducir palabras o temas relacionados con tu sector y la herramienta te devolverá keywords relacionadas.
  • Keyword Surfer: ya has visto que no es fácil obtener el volumen de búsquedas usando herramientas que no son de pago. Sin embargo, esta extensión gratuita de Chrome sí te lo va a dar (y además, es bastante fiable). Te recomendamos que la utilices en combinación con las anteriores para obtener las keywords por un lado y, por otro, comprobar el volumen de búsquedas que tienen.

Con esto, ya puedes hacer un listado de palabras clave de tu sector junto con sus volúmenes. Cuanto más largo sea el listado de inicio, mejor.

Lo próximo será organizarlo, pero eso te lo explicamos en el siguiente apartado.

✅ 2. Cómo organizar las palabras clave

Existen distintos tipos de palabras clave, y es muy importante que conozcas las diferencias de cara plantear tu estrategia SEO.

Veámoslo con calma.

➡️ A. Distingue entre short tails y long tails (y prioriza estas últimas)

Su propio nombre ya nos da una pista de qué son:

  • Short tail: o palabras de “cola corta”, son búsquedas con solo una o dos palabras. Por ejemplo, “zapatos online” o “zapatillas deportivas”.
  • Long tail: son búsquedas más específicas y por tanto, también más largas. Un ejemplo sería “cómo elegir el zapato perfecto para mi vestido” o “zapatos gucci rojos con lentejuelas”.

Ahora, ¿por qué decimos que hay que priorizar las long tail

Porque son palabras clave que nos indican que la persona está realizando una búsqueda más específica y, por tanto, nos va a traer tráfico más cualificado. Además, las long tails suelen tener un volumen de búsqueda más reducido, por lo que nos resultará más fácil posicionar esas palabras si estamos arrancando con una web y todavía no tenemos mucha autoridad.

➡️ B. Palabras clave transaccionales e informativas

Otra de las divisiones que vamos a hacer se basa en la intención de búsqueda. Es decir, lo que el usuario espera encontrar cuando hace una consulta en Google.

En ese sentido, podemos hacer 2 grandes bloques:

  • Palabras clave informativas: el usuario busca información sobre un tema concreto. Por ejemplo, «qué es creatina».
  • Palabras clave transaccionales: son personas que realmente tienen intención de comprar. Por ejemplo, una palabra clave transaccional es “comprar creatina” o «creatina barata».

La pregunta ahora es: «¿y cómo sé la intención de búsqueda de una palabra clave?».

Tenemos que abrir el navegador en modo incógnito e introducir la keyword en Google.

posicionamiento seo shopify

En este ejemplo, como podemos ver, los resultados que nos muestra Google son posts informativos, así que ahí tenemos la respuesta. 

En cambio, si ponemos la palabra «comprar creatina» nos sale lo siguiente:

seo-para-shopify

Como ves, los resultados no son iguales.

Pero ¿por qué es necesario saber si las palabras clave son informativas o transaccionales?

Porque no las vamos a atacar de la misma forma.

Si la palabra clave es transaccional debemos atacarla con una ficha de producto o una página de categoría (ya que son páginas donde mostramos productos, que es lo que quiere encontrar una persona que introduce una keyword transaccional).

En cambio, si la persona está buscando algún tipo de información, es mejor responderle con un post.

Si tuviéramos una tienda de zapatos, este sería un buen ejemplo de cómo trabajaríamos las keyword según su intención de búsqueda:

  • Home (una palabra clave short tail que refleje todo lo que se vende en la tienda): “zapatos online”.
  • Página de categoría (una categoría de producto): “zapatos de noche”.
  • Ficha de producto (un producto en específico): “zapatos gucci rojos con lentejuelas”.
  • Blog (resolvemos dudas de los lectores que tienen que ver con nuestros productos): “cómo elegir el zapato perfecto para mi vestido”.

Así, en cada caso, le damos al usuario justo lo que espera encontrar.

➡️ C. Cuidado con las canibalizaciones

Aquí no estamos organizando las palabras clave como tal, pero sí que es importante que lo tengamos en cuenta cuando organicemos las keywords.

Las canibalizaciones ocurren cuando 2 o más URL dentro de una web compiten por la misma palabra clave.

¿Por qué es malo?

Imaginemos que esto fuera una carrera de coches en la que si compites con un solo coche puedes ir a 120 km por hora; pero si compites con 2, la velocidad se reparte y vas a 60 con cada uno. Al dividir tu fuerza, tus competidores te adelantan.

Además, para Google no tiene «sentido» que hables dos veces de lo mismo. Así que como regla general: una palabra clave para cada URL.

Por eso tienes que ver si tienes 2 palabras clave que tengan la misma intención de búsqueda de usuario, ya que en eso caso podrían canibalizarse.

✅ 3. Arquitectura web

La estructura de tu web es un factor clave para posicionar porque: 

  • Facilita la indexación: si la web está ordenada y jerarquizada, las arañas de Google van a entender mejor cómo está organizada. Esto hará que la indexación sea más rápida.
  • Trabajas mejor el enlazado interno: si tienes claras qué páginas son las que más te interesan posicionar, podrás trabajar tu interlinking de una forma más óptima y así enlazarlas más

Tener clara la arquitectura de la web no solo influye positivamente en el SEO, también hace que tus clientes naveguen por ella de forma mucho más cómoda. Lo cual nos lleva al siguiente apartado.

✅ 4. Experiencia de usuario

También se la conoce como UX (User Experience).

La experiencia de usuario es el conjunto de sensaciones positivas y negativas que tiene una persona cuando visita una web e interactúa con ella.

Esa experiencia va a depender de un conjunto de factores como:

  • El diseño de la página.
  • La calidad de los textos.
  • La facilidad para moverse en la tienda y encontrar los productos.
  • La velocidad de carga.
  • Etc.

Así que, veamos cómo puedes mejorarla para tener contentos a tus usuarios y, de paso, también a Google.

➡️ A. Navegabilidad

La navegabilidad no es otra cosa que la facilidad del usuario para moverse por tu sitio web y encontrar sin problemas lo que busca.

Piensa que una navegabilidad mala hace que el usuario se marche antes de tiempo.

De ahí que antes de ponerte a crear páginas y más páginas, sea importante que pienses cuál puede ser la estructura más lógica e intuitiva para tu cliente. También, mira qué tipos de menús usa tu competencia, así tendrás una idea de cómo puedes plantear el tuyo.

➡️ B. Velocidad de carga

Es el tiempo que tarda la página en cargar. Si le lleva más de 2 segundos, la experiencia de usuario se resiente y esto a Google no le gusta nada.

¿Cómo puedes evitar que una web lenta estropee la experiencia de usuario?

Mide de forma regular la velocidad de tu web para asegurarte de que es rápida. También, aquí te dejamos una serie de herramientas gratuitas y consejos para que puedas hacer que tu web vaya más rápido.

➡️ C. Doofinder (un buscador inteligente)

El buscador es el lugar al que el usuario acude para encontrar ese producto que necesita.

Un buscador convencional se limita a ofrecer los resultados basándose, al pie de la letra, en lo que ha escrito el usuario. Pero Doofinder va más allá y mejora la experiencia del usuario, ya que:

  • Es un buscador inteligente: personaliza los resultados de búsqueda gracias a que usa una tecnología basada en inteligencia artificial.
  • Entiende siempre al cliente: aunque lo que ponga tenga faltas de ortografía. Es capaz de relacionar sinónimos (por ejemplo, entiende que nevera, frigorífico o combi son lo mismo).
  • Nunca dice no: si no hay un producto, da otras sugerencias de productos.
  • Se anticipa a la búsqueda: la opción de «autocompletado» hace más rápida la navegación y agiliza la experiencia del usuario en la tienda.

Y ya lo sabes, a mejor UX, mejor SEO.

Y lo mejor es que puedes probarlo de forma gratuita durante 30 días (de media, las tiendas que lo instalan aumentan sus ventas un 20%).

✅ 5. Trabaja tu línea de contenidos

Los contenidos también van a hacer que llegue tráfico orgánico a tu tienda y además, aportan valor a tu audiencia.

A continuación, te mostramos lo que tienes que tener en cuenta para empezar a crear contenidos.

➡️ A. Establece una estrategia

En ese post tienes tienes cómo plantear tu estrategia de contenidos al detalle, pero te damos una serie de consejos de inicio:

  • Ataca palabras clave con pocas búsquedas (lo que te comentamos de las long tails).
  • Busca temas que puedas relacionar con tus productos y así poder enlazarlos (por ejemplo, tutoriales donde uses algunos de los artículos que vendes).

Y sobre todo, sé constante. Con los contenidos construirás una comunidad alrededor de tu marca. Sé paciente, lo bueno se hace esperar.

➡️ B. Redacción SEO

Por último, te queda redactar (o contratar a un redactor que lo haga por ti).

Si vas a hacerlo tú, te aconsejamos que te leas nuestro tutorial de redacción SEO. Ahí encontrarás todo lo que necesitas saber para iniciarte en el arte de escribir para Google. Pero como antes, te dejamos unas recomendaciones básicas:

  • El lugar importa: es importante que siempre añadas la palabra clave en el título (H1), la URL, los encabezados H2 y H3 (con variaciones de la palabra clave), el title y la etiqueta ALT de las imágenes.
  • Recuerda no sobreoptimizar: evita poner un exceso de palabras clave a lo largo del texto. Es una estrategia que está desfasada y que lo único que hará es que tu texto suene poco natural y forzado.

Prioriza siempre al lector que a Google (al final, es él tu potencial cliente).

✅ 6. Optimiza las fichas de producto

Y seguimos con las fichas de producto.

Estas atacan palabras clave transaccionales y te interesa mucho que posicionen en Google porque te van a traer un tráfico más dispuesto a comprar. Empieza con esto:

  • Evita el contenido duplicado: procura no repetir las descripciones o usar las que te da por defecto el fabricante. Lo más probable es que este mismo texto también lo tengan otras tiendas y Google pensará que es contenido duplicado (lo que penalizará a tu tienda). Crea tu propio contenido original.
  • Cuida el title y la description: usa el copywriting (el arte de escribir para vender) para incitar al usuario a hacer clic en tu enlace.

Si quieres profundizar en el tema, en este post te hablamos en detalle de cómo optimizar las fichas de producto (y no solo a nivel de SEO).

✅ 7. Optimiza las imágenes

Si las imágenes son demasiado grandes o pesan mucho van a ralentizar tu página web. Y esto, como ya te hemos contado más arriba, no es nada bueno para el posicionamiento.

Tenemos un post dedicado a la optimización de imágenes al que puedes echar un vistazo, pero de nuevo, te contamos aquí lo básico para hacer tus imágenes SEO-friendly:

  • Usa la etiqueta ALT: dentro de las opciones de las imágenes existe un apartado llamado “texto alternativo”. Esto sirve para las personas que usan asistentes de lectura, pero también es una etiqueta que Google lee y que puedes aprovechar para introducir la palabra clave. 
  • Ajusta el tamaño: ve a los ajustes de tus fichas de producto. Te dirá cuál es el tamaño por defecto de las imágenes de producto. ¿Por qué necesitas saber esto? Porque si sabes que van a aparecer en un tamaño de 300×300 píxeles, no hay necesidad de que subas imágenes con unas dimensiones mayores. Sería ocupar un espacio que no necesitas y aumentar el tiempo de carga de la página.
  • Reduce el peso: no queremos que nuestra foto pierda calidad, pero tampoco que se pase y ocupe espacio innecesario. Lo ideal es que la imagen pese como máximo 70 KB o incluso hasta 100KB. Pero no más allá de eso.

¿Echas en falta algunas herramientas para optimizar las imágenes en peso y en tamaño?

Te recomendamos la página iLoveIMG que te va a permitir redimensionar la imagen como comprimirla, e incluso cambiarla de formato si lo necesitas, añadir marcas de agua, editarla, etc. 

✅ 8. Evita las páginas de error 404

Las páginas de error 404 son esas páginas que aparecen cuando la URL a la que queremos acceder no está disponible en ese momento, o no existe.

Si las arañas de Google llegan a detectar demasiadas páginas de error en tu tienda, pueden llegar a la conclusión de que la página no tiene un mantenimiento adecuado y empeorarán tu ranking. Así que cuidado con esto. 

Además, ¿qué pasa cuando un usuario entra en una web y esa página le da error?

Automáticamente vuelve atrás. Esto quiere decir que tu tasa de rebote será mayor, es decir, que más personas saldrán de tu web sin hacer un solo clic. Google, de nuevo, interpretará que la experiencia de usuario no es buena. 

¿Cómo evitarlo?

Utiliza herramientas gratuitas como W3C Link Checker para reconocer las URL que pueden estar dando error y así poder solucionarlo.

👉 ¿Listo para aplicarlo a tu e-commerce?

Ya tienes las bases del SEO y estás listo para aplicarlas.

Aunque no notarás los cambios de inmediato, si lo haces bien, a la larga empezarás a obtener tráfico gratuito y dependerás cada vez menos de la publicidad online.

Si te has quedado con ganas de conocer más del SEO, estos posts puede resultarte útiles:

¿Lo tienes todo?

¡Pues a posicionar! 😉