¿Qué hosting elegir para tu tienda online? Comparativa de opciones, características y precios

hosting-tienda-online

La elección del hosting donde albergarás tu tienda es una de las primeras y más importantes decisiones que debes tomar.

¿Gratuito?

¿Compartido?

¿Específico para WordPress o PrestaShop?

Las posibilidades pueden resultar abrumadoras y una mala decisión puede traerte muchos quebraderos de cabeza a largo plazo. Para arrojar luz sobre el tema y aclararte todas las dudas posibles hemos escrito este post.

Toda la información sobre qué hosting elegir para tu e-commerce la tienes aquí. ¡A leer!

Tipos de hosting para tu tienda online

Las primeras dudas empiezan a surgir acerca de qué son, qué incluyen y las distintas opciones que existen.

1. Hosting compartido

Para entender qué es un hosting y por qué se puede compartir piensa en un ordenador. En dicho ordenador hay un espacio en el disco duro donde almacenar archivos, programas, etc.

Un hosting no es más que un espacio que una empresa te cede en sus discos duros. Ese espacio puede ser compartido, de forma que cada web tiene una pequeña parte.

Cuando contratas uno de estos estarás compartiendo el mismo servidor con otras muchas webs, con las que compartirás ip (por así decirlo, su DNI).

¿Merece la pena? Vamos a ver sus pros y sus contras.

Ventajas de hosting compartido para e-commerce

Puntos a favor:

  • Es barato: por un par de euros al mes puedes alojar tu web con un mínimo de garantías.
  • Fácil de manejar: estos servidores están preparados para que cualquiera, sin conocimientos técnicos, gestione su web en ellos.

Existe también la opción de un hosting multidominio donde podrás alojar en tu espacio varias webs distintas.

Desventajas

Por qué no te lo recomendamos:

  • Rendimiento: ten en cuenta que estarás compartiendo recursos con otras muchas webs. El espacio es limitado y no podrás excederte sin sufrir caídas. Estarás a merced del comportamiento de las otras páginas alojadas en el mismo servidor, si uno se pasa, se caen todos.
  • Vecinos desconocidos: todas las páginas con las que compartes el hosting están bajo la misma ip. Digamos que sois vecinos del mismo edificio. El contenido o los enlaces de alguno de ellos puede ensuciar la reputación de todo el servidor.
  • SEO: no está confirmado por Google pero el uso de hostings compartidos podría ser un punto negativo cara al posicionamiento web.

Al contrario de lo que puedes pensar leyendo esto la gran mayoría de webs se alojan en espacios compartidos. Si tu proyecto está en ciernes y tu presupuesto no va muy sobrado puedes empezar con un compartido, pero a poco que crezca deberás plantearte la migración a una de las siguientes opciones.

2. VPS

VPS responde a las siglas de Virtual Private Server (Servidor Virtual Privado). Es un método de compartir un servidor de forma que cada separación funciona de manera independiente en una máquina virtual.

Cada VPS tiene su propio sistema operativo y se puede reiniciar por separado.

La capacidad del servidor depende del servicio que contrates. Para que te hagas una idea las empresas de hosting suelen ofrecer estos servidores con un mínimo de 20-25GB. Para una tienda online normal debería ser más que de sobra.

A. VPS administrado vs VPS autoadministrado

En este tipo de hosting te encontrarás dos opciones:

  • Auto-administrado: serás tú el que se encargue de la gestión del servidor. Son mucho más baratos pero necesitas conocimientos técnicos avanzados o tendrás que terminar contratando a un SysAdmin.
  • Administrado: igual que en un hosting compartido, es la empresa proveedora del servicio la que se encarga de la gestión del VPS. Es lo más recomendable en la mayoría de los casos.

También te encontrarás con opciones diferentes sobre el panel de control del servidor. Las dos principales serán:

  • Plesk.
  • Cpanel.

No te preocupes gran cosa por esto porque ambos son muy sencillos de manejar y, salvo por su interfaz, sus funcionalidades son muy similares.

B. Precio

Encontrarás VPS administrados desde 15€ al mes y autoadministrados desde 2-3€ al mes, aunque los segundos pueden terminar saliéndote más caros.

3. Servidor dedicado

La tercera opción que te presentamos es un hosting dedicado para tu e-commerce.

Esto significa que todo el espacio es solo para ti, sin compartir el equipo con nadie más. Tienes todo el ancho de banda y todos los recursos a tu entera disposición.

El precio de un dedicado es mucho más alto y se irá a más de 100€ al mes en las opciones más básicas.

Esta opción es utilizada por grandes tiendas online con mucho volumen de tráfico y de consumo de recursos. Proyectos con Magento que mueven toneladas de megas cada mes.

Bieno, ahora ya hemos visto las posibilidades, pero… ¿por cuál decantarse?

¿Qué tener en cuenta antes de contratar un alojamiento web?

¿Dudas sobre qué hosting contratar? Estos son los factores que debes valorar antes de elegir:

1. Espacio en disco

Un hosting compartido puede ser un lastre si vas a incluir vídeos o imágenes muy pesadas.  Los 3, 5, 10 o 15GB que te ofrecerán pueden ser insuficientes.

Nuestro consejo es que si optas por un compartido este tenga al menos 10GB de espacio. Más vale prevenir que curar, ¿no te parece?

2. Características

Aquí vamos a agrupar varias funcionalidades que te encontrarás en las ofertas de los proveedores:

  • Transferencia: es la cantidad de datos que vas a mover al mes. La carga principal vendrá del tráfico de tu web; a mayor número de visitas mayor transferencia de información. Nuestra recomendación es que no contrates menos de 200GB al mes o que sea ilimitada si puede ser.
  • Número de dominios: en los compartidos te encontrarás con que algunos planes ofrecen albergar más de un dominio. Si solo planeas tener una tienda online, no necesitas más que uno.
  • Cuentas de correo: las empresas de hosting utilizan esto como reclamo. Ofrecen 20 o 30 cuentas de email cuando la realidad es que será raro que las necesites.

En cualquier caso siempre recomendamos comprar el dominio y el hosting por separado. Así, si quieres cambiar de alojamiento, no dependerás del antiguo para la gestión del dominio.

3. Rendimiento

Ten en cuenta esto para asegurar una web rápida.

  • SSD: asegúrate que el hosting es SSD. Quedan pocos proveedores ofreciendo discos mecánicos (HDD) pero, no obstante, confirma que contratas un disco de última generación.
  • RAM: a mayor memoria RAM mejor rendimiento obtendrá tu tienda. Nuestro consejo es que, para un VPS, no contrates nada por debajo de 2-3GB.
  • Ancho de banda: no menos de 100Mbps.

Un hosting con unos mínimos de calidad no solo te evitará problemas con picos de tráfico, sino que hará que tu web cargue limpia y rápida.

4. Soporte

Lo hemos puesto en cuarta posición pero no por ello es menos importante. Las empresas de hosting se esfuerzan en mejorar este aspecto porque es clave a la hora de elegir.

Al principio es sencillo no tener en cuenta esto, pero siempre acaba llegando el día en que surge un problema técnico. Ahí es cuando empiezas a valorar la implicación que tiene el proveedor con sus clientes.

Debes fijarte en si solo atienden por email o si tienen servicio de atención telefónica. Cuidado con contratar hostings americanos si no dominas el inglés.

5. Seguridad

La integridad de tu web se puede ver atacada por el spam, el malware o los ataques de SEO negativo. Un buen hosting no solo es más resistente y fiable, sino que llegado el caso de un ataque te ayudará a proteger tu tienda online.

Sin duda, una web segura es un seguro de vida:

  • Back-ups: dormirás mejor si sabes que ante cualquier problema tu proveedor de hosting puede restaurar tu e-commerce.
  • SSL: es necesario que tu tienda cuente con un certificado SSL. Antes había que comprarlo pero ahora Let´s Encrypt ofrece una opción open-source. Asegúrate de que tu servidor tiene esa posibilidad para que tu web tenga el deseado https. Es imprescindible para la mayoría de métodos de pago.

Hay más factores que pueden ser importantes en tu caso, la mayoría relacionados con el rendimiento, como puede ser con qué CDN trabaja para la gestión de las imágenes o si incluye otras optimizaciones como gestión de caché.

No escatimes en el hosting porque por una mínima diferencia de precio te vas a evitar muchos problemas. Simplemente valora las necesidades de tu e-commerce y contrata en consecuencia.

Por qué no deberías elegir un hosting gratuito

No tienes más que echar un vistazo a las búsquedas que se hacen en Google para darte cuenta de que una de las primeras opciones de hosting que se barajan son las que no tienen coste.

A estas alturas todos sabemos que nadie da los duros a cuatro pesetas, ¿verdad?

Cualquier proyecto de tienda online con un mínimo de profesionalidad está reñido con un hosting gratuito.

Te encontrarás con problemas de espacio, tendrás capacidad nula de administración y estarás a merced de un servidor que intentará venderte un plan de pago a la mínima oportunidad.

Solo es recomendable si quieres aprender.

Monta una tienda de pruebas en un servidor gratuito, instala plugins y juega con todo lo que se te ocurra, pero a la hora de la verdad, hazte con un hosting de pago. Ya conoces las opciones.

¿Es necesario un hosting específico para mi CMS?

Te encontrarás que muchos proveedores de hosting ofrecen planes especializados para WordPress, PrestaShop o Magento.

En realidad la máquina es la misma, son los servicios añadidos ofrecidos los que hacen la diferencia:

  • Auto instalador: ofrecen la instalación directa del CMS.
  • Guías de uso: para aprender a manejar la aplicación que elijas.
  • Plugins y extensiones: específicos para cada programa.
  • Soporte especializado: incluyen foros y atención al cliente especial para cada CMS.

¿Merece la pena? Valora tu nivel de conocimiento para saber si te compensa pagar ese pequeño extra por el hosting de tu tienda.

Conclusión

Pecar de contratar un hosting por debajo de las necesidades de tu proyecto es un error, pero tampoco es necesario matar moscas a cañonazos.

Si tu proyecto acaba de empezar no vas a necesitar un servidor dedicado, con un compartido o un VPS será más que suficiente. Además, los propios proveedores ofrecen la posibilidad de migrar a un plan superior con facilidad.

Valora tus necesidades, compara las diferentes ofertas y elige la que más te convenga.

¿Te hemos ayudado? Si crees que este artículo podría ayudar a más personas ¡no dudes en compartirlo!