Por qué mejorar el packaging de tu tienda hará que aumenten tus ventas y 6 ideas originales para hacerlo

¿Vuelcas todos tus esfuerzos en mejorar tu estrategia de marketing digital pero las ventas no se disparan? ¿No sabes qué más hacer?
Si esa es tu situación presta atención al nuevo recurso que te traemos desde Doofinder para aumentar tus ventas: mejorar el packaging de tu tienda online.
Aunque te pueda resultar extraño, el embalaje de tus productos es un arma poderosa para fidelizar a tus clientes y conseguir ventas recurrentes. ¿Has sacado ya los papeles y los cordeles? ¡A empaquetar!

¿Qué es el packaging y por qué es importante?

El packaging no deja de ser cómo envuelves tus artículos de cara a que lleguen al cliente en perfecto estado. Esta definición es correcta, pero está incompleta. El embalaje del producto es también una forma de impresionar a nuestros clientes y de causarles una buena impresión.
Existen tres dimensiones diferentes respecto a un producto.

  • Funcional: la utilidad en sí del artículo.
  • Sensorial: qué siente el comprador al tenerlo en la mano.
  • Emocional: cómo le afecta emocionalmente la compra.

Con el packaging sucede lo mismo; la dimensión funcional es hacer llegar el producto con seguridad, sin más, en las otras dos dimensiones es donde podemos destacar e incluso enamorar.
Piensa en todas las opciones de packaging de un e-commerce de vino:

  • ¿Cómo es la caja?
  • ¿Qué tacto tiene?
  • ¿Qué más incluye?
  • ¿Sabemos si es una botella de vino o es un embalaje genérico?

Todas esas preguntas se van respondiendo a medida que el comprador abre la caja. Es la dimensión sensorial.
Quizás es un vino caro y el packaging está muy bien trabajado; eso hará sentir bien al cliente, orgulloso de su compra. En el mejor de los casos no dudará en compartir en redes sociales su adquisición.

Un buen packaging toca la dimensión emocional. Acentúa las emociones positivas que llevaron a la compra, y lo logra incluso antes de conocer la utilidad real del producto.
Cómo para dejar pasar la oportunidad, ¿verdad?

Tipos de packaging

Aunque no existe una clasificación estándar por la que regirnos, sí que podemos distinguir entre varios tipos.

1. Personalizado

Un texto escrito a mano, un detalle en función de los gustos del cliente… En nuestros e-commerce tenemos mucha información sobre el cliente que él mismo nos deja… ¡aprovéchala para personalizar su pedido!
Imagínate una tienda online de alimentación con una línea de productos veganos (no utiliza productos animales).
Si alguien compra algo en esa sección, un buena personalización sería incluir un guiño al estilo de vida vegano. Una pegatina, una frase… cualquier detalle, por pequeño que sea, produce un efecto muy positivo.
Se puede lograr la personalización en el packaging sin inversión.
En las tiendas online que empiezan es una gran oportunidad para mejorar la dimensión emocional a coste cero. Una nota de agradecimiento escrita a mano es suficiente para hacer sentir especial al comprador.
Si tu e-commerce gestiona miles de pedidos, se complica. Difícil de imaginarse a alguno de nuestros clientes, como Tiendanimal o Bebitus, escribiendo a mano cada caja. 🙂

2. Ecológico y sostenible

Lo verde está de moda. Con las bolsas de plástico prohibidas en muchos países, optar por un packaging ecológico pasará de ser un extra a una obligación.
Supone también una oportunidad de llegar al cliente, de deleitar su experiencia.
Fíjate cómo esta marca utilizan el embalaje sostenible como argumento comercial.

De su web hemos sacado algunas ideas de packaging sostenible:

  • Cartón reciclado: por la mínima diferencia de precio, el uso de cajas recicladas aporta un plus a la imagen de sostenibilidad. Válido para cualquier e-commerce. Algunos de los grandes, como Apple, ya están tomando medidas sobre su uso del papel.
  • Compensación de la huella de carbono: esto es para nota y consiste en donar una cantidad para compensar las emisiones de CO2 producidas por el paquete. Es un intangible para el comprador, pero ataca su dimensión emocional.
  • Plastic free: cada vez más personas valoran la ausencia de plástico en los embalajes. Y no tiene pinta de moda pasajera cuando las leyes están empezando a tomarse en serio el asunto.

No es necesario que cambies toda la forma en la que haces los envíos, pero sí puedes tener en cuenta algunas de estas tendencias verdes.
Mejorarás la imagen de marca de tu e-commerce sin demasiado esfuerzo.

3. Packaging de deleite

Habitual en productos de lujo en los que la dimensión sensorial y emocional tienen todo el protagonismo. 
¿Te imaginas comprar un pack de cervezas y recibir algo como esto?

Junto a las 3 botellas, perfectamente ordenadas, te encuentras:

  • Una botella de agua: en otro bonito envase.
  • Tres posavasos: para que disfrutes la cerveza sin preocupación por la marca sobre la mesa.
  • Una galletitas digestivas: por si te apetece picar algo a la vez.
  • Brillantina: nunca sabes si vas a querer decorar la estancia para celebrar que te vas a tomar esa sabrosa cerveza.

Todo sobre una cálida base de virutas de madera.
¿Cuántos de esos productos son esenciales para tomar la cerveza? Es probable que ninguno, pero convierte el hecho de tomarla en un acontecimiento.
Es un producto premium, y el packaging ayuda al objetivo, deleitar.

4. Corporativo

Cuando compras algo y el repartidor te lo entrega y le echas un primer vistazo… ¿Qué te transmite mejores sensaciones? ¿Ver una caja genérica sin nada o el logo de la marca impreso?

El packaging corporativo busca aportar identidad al paquete.

Desde el momento en que se recibe debemos estar en la mente de la persona. Debe saberse qué es lo que viene dentro y evocar de inmediato las emociones que llevaron a la compra.
Esos segundos que tenemos desde que se recibe el paquete cuentan y son cruciales para que haya una nueva compra o una recomendación de nuestra marca.
Si estás empezando, y no puedes permitirte cajas con tu logo impreso, recurre a un sello o una pegatina. Con menos glamour pero lograrán un efecto parecido.

5. Minimalista

¿Has abierto la caja de un producto de Apple por primera vez?
Es difícil transmitir en palabras las sensaciones. Una caja con lo mínimo imprescindible, en un perfecto orden, todo en blanco impoluto… Sabes que estás abriendo una joya.

Lleva al máximo nivel la definición de minimalismo: contiene todo lo que necesita y necesita todo lo que contiene. 
El diseño de cada milímetro de la caja está estudiado y está así por algo. De hecho, si has intentado alguna vez volver a colocar todo según venía, te habrás encontrado con alguna dificultad.
Llegar a ese nivel está a la altura de Apple y pocos más, pero sí que puede servirte para darte cuenta de la importancia de la presentación del producto al comprador.

Ventajas y desventajas de invertir en un packaging espectacular

Ya hemos ido viendo alguna, pero hacer un esfuerzo aquí implica que puedas obtener 3 beneficios vitales:

1. Oportunidad de crear más valor añadido

Ya lo hemos mencionado y lo hablamos cuando comentamos el caso de éxito de Mr. Wonderfullas personas no compran productos, compran las experiencias que les hacen sentir.
Cuando un cliente recibe un paquete y está envuelto de una forma distinta consigues generar expectativas, curiosidad e ilusión. Un buen embalaje se disfruta como otra característica más del producto.

2. Mayor viralización

El unboxing o desempaquetado de productos es uno de los contenidos más demandados en YouTube. Tanto que, según este artículo de la BBC, varios youtubers están ganando unas buenas cantidades de dinero con estos vídeos.
El unboxing del producto se ha convertido en un instante que genera una altísima expectación. Si mejoras el embalaje de tus productos conseguirás que tus redes sociales echen humo y más enlaces para potenciar el SEO de tu tienda online .

3. Fidelizar al cliente

La mayor ventaja de un packaging original es que consigues fidelizar al cliente, lo que implica mayores ventas recurrentes.
Puedes pensar que si tu artículo es de una única compra no merece la pena, pero no es así. Un cliente satisfecho se puede convertir en evangelizador de tu marca; hablarle a sus amigos y familiares de su compra y de lo bien que venía presentada.
No hay mejor publicidad que esa, y a un precio muy interesante, cero.
Al final va a resultar que los paquetes son más que un papel y 4 cordones. 😉

Desventajas

Llevamos un buen rato hablando de las bondades de un packaging trabajado, pero eso requiere un esfuerzo. Vamos a ver la otra cara de la moneda.

1. Coste

Es inevitable, todo cuesta dinero. Si tienes un e-commerce o cualquier tipo de negocio sabrás que cualquier movimiento termina costando más de lo que pensabas.
Es verdad que de las muchas acciones que puedes realizar no es de las más caras, pero comprar nuevas cajas, diseñarlas, serigrafiarlas… consume tiempo y dinero.
Todo sea por clientes satisfechos.

2. Seguridad

La dimensión básica del paquete, si recuerdas, es la funcional: hacer llegar el producto con seguridad.
Si nos excedemos con el atrezzo podemos llegar a perder de vista lo prioritario.
Si en las cervezas de antes las botellas llegan rotas de nada servirán los posavasos ni habrá nada que celebrar.

3. Medir el retorno

Como sucede en otras muchas acciones de marketing, el impacto de un cambio en el packaging no es sencillo de evaluar.
Imagina que inviertes 5.000€ en rediseño y compra de nuevos embalajes. Medir el retorno de esa inversión es complicado, sobre todo a corto plazo.
Como alternativa te recomendamos que fijes algunos KPI´s, como número de menciones en redes sociales o comentarios y valoraciones positivas.

4. Limitaciones

Podemos dar rienda suelta a nuestra creatividad, pero siempre habrá grandes limitaciones a la hora de crear el packaging.

  • Peso: cualquier añadido a la caja supondrá más peso y más coste de transporte.
  • Espacio: supongo que, como todos, intentarás ajustar al máximo la distribución del espacio en el paquete.
  • Seguridad: siempre es el objetivo prioritario.
  • Terceros: la compañía de transporte tiene mucho que decir en esto, ya que establece los límites de las medidas. Además puede añadir un envoltorio extra con su logo. Tocará negociar para quitarlo.
  • Tiempo: sobre todo si pretendes personalizar cada envío. No puedes desatender nuevos pedidos por estar escribiendo una notita.

Como siempre, en encontrar el equilibrio está la clave.

Cómo empaquetar tus productos para que tu cliente te vuelva a comprar

No hay que olvidar que el objetivo primordial del embalaje del producto es protegerlo.
Si el paquete es muy bonito pero el artículo llega roto solo vamos a conseguir perder dinero con las devoluciones. Aclarado esto te damos 5 ideas de cómo crear un packaging creativo.

1. Mejora el diseño del packaging de las cajas

Se trata de una de las maneras más fáciles para conseguir que tu embalaje destaque. Solo con dibujar la caja puedes hacer que se convierta en una maleta antigua, una cápsula del tiempo o cualquier otra cosa que se te ocurra.
Un gran ejemplo son las cajas de Trunk Club . Esta empresa de moda ha estampado sus cajas como si fuesen maletas y envuelve la ropa que te mandan como si te fueses de viaje. En YouTube hay montones de vídeos realizando el unboxing de estas «cajas».

2. Cuenta historias con tu paquete

El storytelling es una herramienta muy usada, ya que se consigue una conexión más emocional con el cliente.
Dibuja la historia de tu producto, tu empresa o la del propio cliente usando tu artículo. Este recurso es muy poderoso. Piensa que hay muchas personas que, cuando ven una caja bonita, no la tiran y la reutilizan para otra función.
Tienes la opción de conseguir que tu marca esté siempre presente en la casa de tu cliente.

3. Paquetes interactivos

Los códigos QR son una tecnología estupenda para estos casos. Al estampar un código QR en la caja podemos remitir al cliente a nuestras redes sociales, a un vídeo de agradecimiento o a un tutorial sobre el producto.
También puedes sincronizar el envío con un email automatizado que complemente el momento unboxing.

4. Tarjetas personalizadas

Cada vez que un producto llega a la casa de un cliente tienes la opción de establecer una comunicación más personal e íntima. Es el momento ideal para que conozca mejor tu empresa y establecezca un vínculo.
Aunque un descuento es un arma poderosa, también puedes emplear otras estrategias. Prueba a mandarle información acerca del producto para que pueda conservarlo mejor o sacarle más partido, por ejemplo.
También es un buen momento para mostrar a tu equipo. Un detalle muy bonito es enviar tarjetas de agradecimiento firmadas por todas las personas de la empresa.

5. Juega con los elementos

Un paquete no es solo la caja, también es importante la disposición de los elementos dentro del paquete. Organiza todos los artículos y sus complementos de una manera llamativa. El uso de cintas o cordones te ayudará a sujetarlos en la caja para que no se caigan.
Como hemos visto, otro punto importante es que utilices material reciclado, para muchas personas las empresas bio-friendly ganan muchos puntos.

6. Utiliza mockups o imágenes en la tienda

Un mockup es una recreación virtual de cómo será el paquete. Si te has currado un buen packaging, pero no tienes todavía unas imágenes potentes, utiliza estas recreaciones.
Mételas en la galería de imágenes del producto para que el comprador sepa cómo va a ser cuando lo reciba.
Pero, ojo, no te pases con la recreación y que parezca más de lo que realmente es. Siempre es mejor que la realidad supere las expectativas.

Ejemplos de packaging originales

¿Buscas ideas? Aquí van algunos ejemplos de empresas que se lo han currado mucho.
Hay muchas maneras de presentar una camiseta, ¿por qué no enrollada en una taza de café para llevar? El packaging en las tiendas online de ropa suele estar muy currado.

Si compras unas gafas, en todo momento debes saber dónde se ponen. 😉

En estos paquetes de Incase vienen maletines, mochilas y fundas de ordenador. Imagen de marca desde el primer momento.

Si tu color corporativo es el azul turquesa, tu caja será azul turquesa.

¿Ya tienes ideas originales de packaging?

Esperamos haberte orientado sobre las mejores decisiones para elegir cómo vas a hacer llegar tus productos a los clientes.
Recuerda que la clave está en el equilibrio, no te excedas con un paquete que te traerá más inconvenientes que otra cosa, pero sí mima ese primer momento de contacto del comprador con tu producto.
Así seguro que llegarán muchas más ventas.