[Checkout en e-commerce] Qué es y por qué te interesa optimizarlo (en 7 sencillos pasos)

check-out-1

Has trabajado mucho y muy duro para que tu e-commerce atraiga visitas. Tienes un buen diseño, has invertido en publicidad, ofreces contenidos superinteresantes…

Has hecho todo lo que se supone que debe hacerse y cada día llega un buen volumen de tráfico a tu tienda.

Sin embargo, el ritmo de ventas no es el que tú esperabas.

¿Qué ocurre?

Tus clientes meten cosas en el carrito, inician el proceso de compra… pero cuando llega el momento final, no hacen el último clic. Después de todo el esfuerzo que haces por atraer tráfico, ¡¡todo se estropea por un único clic!!

Pues sí, aunque te parezca curioso, el checkout (o momento del pago) es uno de los puntos donde más se suelen perder clientes.

Por eso, en el post de hoy te explicamos:

  • Qué es el checkout de un e-commerce exactamente (y por qué se escapan los clientes aquí).
  • 7 pasos para optimizarlo y mejorar tus ventas.

¿Estás listo? Vamos allá.

👉 Qué es el checkout y por qué es una parte fundamental de tu e-commerce

El ckeckout es la página de un e-commerce dedicada a finalizar el proceso de compra.

Para que lo visualices: imagínate que estás de compras en una tienda, en el centro de tu ciudad. Echas un vistazo, eliges, comparas… Cuando tienes lo que querías te vas hacia la caja y pronuncias las palabras mágicas: «¿Me cobras, por favor?».

Eso es el checkout de una tienda física.

En una tienda online el proceso de ckeckout comienza cuando el cliente hace clic en «finalizar compra».

Y es el momento más importante, ya que está a punto de cerrarse una venta.

Sin embargo, tenemos que darte un dato alarmante: casi el 70% de los carritos se abandonan en esta parte del proceso. ¿Por qué sucede esto?

Estas son las razones más habituales:

  • Los gastos de envío son demasiado elevados.
  • Es obligatorio registrarse para hacer la compra.
  • El proceso es demasiado complejo.
  • Es difícil ver cuál va a ser el coste final de la compra.
  • El sitio no parece de confianza.
  • Los plazos de entrega son demasiado largos.
  • No se ofrecen suficientes opciones de pago.

Por eso, prestarle atención a esta parte de tu e-commerce es tan importante (y no siempre se hace).

Cuanto más optimices el proceso de ckeckout, más posibilidades tienes de que el cliente termine su compra y mejore así la tasa de conversión.

Ten en cuenta que el comprador online es exigente.

Tiene una oferta muy amplia a pocos clics de distancia y es poco tolerante con los procesos largos y complicados. Si quieres captarlo tendrás que hacer que tu proceso de compra sea lo más sencillo posible.

¿Cómo? Vamos a verlo a continuación.

👉 Cuáles son los elementos de un checkout eficaz (y 2 maneras de organizarlos)

Los checkout de cualquier e-commerce comparten una serie de pasos básicos que van conduciendo al cliente hacia el final de la compra. Todos tienen, como mínimo:

  • Campos para rellenar con los datos personales: nombre, apellidos, dirección, correo electrónico…
  • Opciones para elegir el método de pago.
  • Canales de ayuda, por si el cliente tiene alguna duda durante el proceso.
  • Casilla final de confirmación.

Estos elementos pueden organizarse de 2 maneras distintas.

✅ 1. One page checkout

En este tipo de checkout todos los elementos están a la vista en una sola página.

El cliente puede rellenar los datos en el orden que prefiera. Cuando termine, solo estará a un clic de completar la compra.

✅ 2. Multistep checkout

Este otro tipo de checkout fracciona el proceso de compra en distintas fases (o pasos).

Cuando el cliente completa una parte, hace un clic y pasa a la siguiente para seguir rellenando los datos. Como el proceso se divide en partes, da la impresión de ser menos pesado.

Ahora bien, esto supone un mayor número de clics entre el principio y el final de la compra, por lo que puede haber un índice mayor de abandono.

¿Es mejor un tipo de ckeckout que otro?

Ambos tienen defensores y detractores.

Quizá puedas hacer pruebas con los dos en tu e-commerce y escoger el que te dé mejores resultados. Un test A/B puede ser una buena idea, en este post es explicamos qué es y cómo puede ayudarte.

👉 Optimiza el checkout de tu e-commerce en 7 pasos

Hay muchas razones por las que un cliente abandona un carrito y no todas tienen solución. Por ejemplo, hay compradores que están echando un vistazo, como si mirasen un escaparate. Otros solo quieren saber cuánto les costaría la compra y llenan el carrito para ver la cuenta final, etc.

Olvídate de este tipo de visitas, lo que te interesa es centrarte en aquellas variables que sí tienen solución. Aquí tienes 7 puntos que te pueden ayudar a mejorar tu checkout.

✅ 1. Activa las compras como invitado

A muchos clientes que visitan por primera vez un e-commerce, les molesta que lo primero que tengan que hacer sea dar sus datos. Es una de las causas principales de abandono de carritos.

Una solución es ofrecerle la opción de comprar como invitado.

De esta manera, el cliente tiene que proporcionar los datos mínimos para realizar la compra y se reduce el riesgo de que abandone si lo «forzamos» a rellenar demasiados formularios.

La compra como invitado resulta menos intimidante. El cliente lo percibe como algo más rápido y menos invasivo. Además, siempre puedes pedirle que finalice el registro al terminar el proceso de compra.

✅ 2. Cero distracciones

Tienes que evitar a toda costa cualquier cosa que pueda molestar o distraer a tu cliente. Necesitas que se concentre en lo que está haciendo, y que poco a poco vaya avanzando en el proceso hacia el clic final.

Por eso los checkout que mejor funcionan son los que son visualmente más sencillos:

  • Los colores: claros y discretos. De hecho, nosotros te recomendamos utilizar tonalidades de blanco y negro, ya que el minimalismo funciona muy bien aquí.
  • El diseño: básico y con espacios en blanco. El cliente tiene que sentirse como en una autopista, sin nada a derecha o izquierda que lo desvíe del objetivo.

Así que cuando revises tu checkout, asegúrate de que esté limpio de elementos que puedan llamar la atención del cliente hacia cualquier cosa que no sea finalizar el proceso de compra.

✅ 3. Cuidado con los códigos de promoción

¿Por qué te decimos esto? En principio parece buena idea incluir un código de promoción. ¿A quién no le gusta que le hagan un descuento?

Sin embargo, hay que tener cuidado porque puede ser un arma de doble filo.

Puede suceder esto: el cliente llega hasta el momento de pagar y de pronto ve una casilla vacía para insertar un código para un descuento. Pero él no tiene ninguno, y piensa: «Ah, ¿hay un código? ¿Por qué otros clientes lo tienen y yo no? ¿Quizá estaba en algún paso anterior del proceso de compra y no lo vi? A lo mejor me llegó por email… Voy a comprobarlo».

Si el cliente sale del checkout aumentan las posibilidades de que no regrese a por el carrito que ha dejado a medias.

Una solución puede ser incluir un enlace que lleve directamente al código para que no haya que abandonar la página en ningún caso.

✅ 4. La asistencia técnica y las FAQS, a la vista

No comentas el error de pensar que tu checkout es sencillísimo y que todo el mundo va a entender todo a la primera. Ten en cuenta que no todas las personas están familiarizadas con la compra online y pueden surgir dudas sobre la marcha.

La mayor parte de las dudas pueden resolverse con las «Preguntas Frecuentes» (o FAQS, por sus siglas en inglés). Para todo lo demás, puedes dar la opción de:

La atención al cliente rápida es algo que los usuarios valoran muy positivamente, y puede ayudarte a reducir el número de carritos abandonados.

Asegúrate de poner los medios para responder de manera rápida y que la compra no se interrumpa.

✅ 5. La seguridad, fundamental

Si un potencial comprador de tu e-commerce siente en algún momento que no está en un sitio seguro, se irá para nunca volver.

Hoy por hoy, con la cantidad de transacciones que se llevan a cabo de forma online, la ciberseguridad es una obligación. No puedes permitirte un fallo que exponga los datos de tus clientes o ponga en riesgo las operaciones que realizas.

Esto puedes solucionarlo implementando protocolos de seguridad, instalando certificados SSL, SET, o el protocolo HTTPS (son las opciones más habituales).

Sea como sea, tu e-commerce tiene que ser seguro. La confianza de tu cliente está por encima de todo.

✅ 6. Ofrece opciones de pago

Tienen que estar muy claras y a la vista en la última etapa del checkout. Y además, trata de ofrecer posibilidades más allá del pago con tarjeta usando Visa o Mastercard.

Estas son algunas de las más demandadas:

  • Paypal: aunque es una empresa «veterana» en la que los usuarios confían, todavía hay e-commerce que no la ofrecen.
  • Apple Pay o Twyp: es un sistema para pagar con el smartphone, utilizando programas específicos para hacer las transacciones.
  • Financiación: muchas tiendas online empiezan a incluir esta opción. La posibilidad de financiar la compra atrae a los clientes que se echan atrás porque el total de su carrito les parece demasiado caro.

Cuantas más facilidades le des al cliente, más posibilidades tienes de que finalice la compra.

✅ 7. Y si aún así el carrito se queda abandonado… envía un recordatorio

Fíjate en estos mensajes:

«Ups, ¿has olvidado tu carrito?».

«¡Todavía estás a tiempo de completar tu compra!».

«Aprovecha la oportunidad antes de que tus productos se agoten».

Aunque el cliente haya dejado la compra sin terminar, aún no es momento de darse por vencido. Enviar un email de recuperación de carrito es una buena fórmula de recordarle a tu cliente que todavía puede terminar el proceso.

No te olvides de incluir en el email una CTA que se vea bien para que el cliente pueda ir directamente a retomar la compra justo donde la había dejado. ¿No se te ocurre como escribir este email? Aquí te lo explicamos todo paso a paso.

👉 Empieza hoy a aumentar tus ventas mejorando el checkout de tu e-commerce

¿Ya tienes algunas ideas para optimizar tu checkout? Pues empieza cuanto antes. Cuanto más fácil se lo pongas al cliente, más posibilidades tendrás de ganar ventas y mejorar tu tasa de conversión.

Haz que el proceso de compra sea lo más fácil posible. Tus clientes lo agradecerán. 🙂