[Tutorial] Cómo empezar un blog desde cero para la web de tu e-commerce (y mantenerlo durante muchos años)

Conoces de sobra los beneficios de llevar un blog en tu e-commerce:

  • Posicionas en Google.
  • Ganas autoridad.
  • Conectas con tu audiencia.
  • Y refuerzas tu imagen de marca.

Pero a la hora de la verdad no tienes nada claro cómo empezar con el blog.

Y lo más importante, ¿cómo vas a mantenerlo activo durante años? Si es que te pones a pensar y solo se te ocurren 3 o 4 temas…

Si es así, entonces este post te va a venir de lujo para empezar con tu blog de una vez por todas y que no se te acaben nunca las ideas.

Ahora sí, ¡comenzamos! 😉

👉 Cómo empezar con tu blog (diseña tu estrategia de contenidos) 

La estrategia de contenidos consiste en planificar y publicar contenidos alineados con tus objetivos de negocio (ya sea atraer más tráfico cualificado, reforzar tu imagen de marca, captar leads, etc.).

Pero una vez tienes claro esos objetivos, ¿cómo puedes encontrar los contenidos adecuados para cumplirlos?

Te dejamos algunas pautas.

✅ 1. Empieza con una lluvia de ideas

Una buena forma de empezar es sacar ideas al azar de temas relacionados con tus productos.

Piensa por ejemplo en todas esas preguntas que te suelen hacer tus clientes (sobre qué producto es mejor, cómo elegirlos según el objetivo, cómo usarlos, etc.).

Esas preguntas son una mina de oro para posibles temas.

Además ten en cuenta que no todos los contenidos del blog deben girar en torno a tu producto. También deben tocar temas que sean de interés para tus clientes.

Si tienes un e-commerce de zapatillas de running, puedes escribir posts sobre la importancia de elegir las zapatillas adecuadas para correr u ofrecer consejos para mejorar la eficiencia de la carrera, por ejemplo.

No te preocupes si ahora mismo se te ocurren pocos, porque al final del post te daremos algunas ideas de contenido para seguir alimentando tu blog durante mucho tiempo. 😉

De momento vamos con el siguiente paso.

✅ 2. Haz un análisis de palabras clave

Recuerda que una de las razones por las que creamos un blog es para atraer tráfico orgánico.

Así que es importante que escribas de temas sobre los que la gente busca información en Google.

Traducido al lenguaje del SEO, eso significa que con cada post debes atacar una palabra clave específica.

Para encontrar estas palabras clave existen herramientas como el planificador de palabras clave de Google Ads. Vuelcas en ella las ideas que habías apuntado en el punto anterior, y la herramienta te dirá cuáles tienen búsquedas mensuales.

Además también te dará otros posibles temas relacionados en los que quizá no habías pensado.

Eso sí, recuerda centrarte en las keywords informativas (las que busca un usuario cuando quiere saber más sobre algo, no comprar).

Para saber si una keyword es informativa o no, solo tienes que introducirla en Google (recuerda hacerlo en Modo Incógnito para que tu historial de búsqueda no afecte a los resultados) y ver qué tipo de páginas te aparecen.

Si son posts, y no fichas de producto o páginas de venta, entonces es informativa.

✅ 3. Escoge long tails 

Ten en cuenta que queremos escribir en el blog durante mucho tiempo.

Y aquí es donde las long tails nos van a venir bien, ya que son palabras clave más específicas y por tanto nos van a permitir sacar más temas para los posts. Eso, y posicionar mejor al principio (porque seguramente todavía no tengas autoridad suficiente para atacar palabras con muchas búsquedas al mes).

Por ejemplo, si tienes una tienda de aceites esenciales, en lugar de escribir un megapost explicando todo lo que hay que saber sobre los aceites esenciales, es mejor hacer posts más específicos del tipo:

  • Beneficios de los aceites esenciales.
  • Tipos de aceites esenciales.
  • Qué aceite esencial mejora las defensas.
  • Qué es la aromaterapia con aceites esenciales.

Así de un solo tema (siempre que estas long tails tengan búsquedas) hemos sacado cuatro posts. 😉

✅ 4. Crea el calendario editorial

Una vez tengas todo esto, crea un calendario editorial en el que incluyas:

  • Palabra clave: la keyword que vas a atacar en cada post. Así evitarás canibalizaciones (esto es cuando dos páginas compiten por una misma palabra clave y al final ninguna de las dos posiciona).
  • Título del post: aunque luego lo cambies, en principio te servirá para establecer la temática de cada post.
  • Fecha de publicación: planifica la fecha en la que se va a publicar. Te va a ayudar a organizarte y a llevar un ritmo constante de publicaciones.
  • Objetivo del post: si el artículo tiene algún objetivo más concreto, especifícalo. Te ayudará a encaminar el post cuando vayas a redactarlo. El objetivo puede ser atraer tráfico, crear contenido para tus suscriptores, resolver dudas frecuentes, etc.

¿Te ha sabido a poco? Tenemos este post donde hablamos de cómo crear un calendario editorial. ¡Échale un ojo!

👉 Cómo empezar a crear contenidos que atraigan tráfico y que te permitan seguir escribiendo durante años

Llegó el momento de crear esos posts que irán nutriendo nuestro blog durante mucho tiempo.

¿Qué necesitas para que el blog cumpla su función y tú no tires la toalla?

✅ 1. Ponte las pilas con la redacción SEO

Para que tus posts se posicionen, lo más importante es que resulten útiles para el usuario. Pero además Google debe ser capaz de entender qué tema estás tratando. Es decir, qué keyword quieres posicionar.

Y todo esto es parte de lo que llamamos redacción SEO (que no consiste solo en poner la palabra clave aquí y allá en el texto). 😉

Si todavía estás muy verde en este tema, te dejamos nuestro post de redacción SEO para que te pongas al día.

✅ 2. Organízate 

Lo de escribir cuando te viene la inspiración suena bohemio y romántico, pero en la práctica rara vez funciona.

Si no te organizas para escribir tus posts con tiempo, acabarás con un montón de trabajo acumulado, tus contenidos perderán calidad por haberlos hecho a las prisas y, a la larga, el estrés hará que abandones el blog.

empezar-un-blog

Para que esto no te ocurra, te recomendamos que sigas un sistema:

  • Márcate una rutina de trabajo: imponte un horario y no dejes el tiempo de redacción para cuando “te visiten las musas”. 
  • Haz esquemas: crea una primera estructura del texto antes de empezar a redactar. Con esta práctica, te va a resultar mucho más fácil escribir cuando tengas que abordar el post, sabrás qué vas a contar y cómo.
  • Escribe con antelación: lo ideal es que tengas un margen (uno o dos días antes de publicar como mínimo) para poder revisar los textos sin agobios.

Parece una tontería, pero planificarte te va a facilitar mucho la vida y va a hacer que crees un contenido de mayor calidad.

✅ 3. Crea muchos tipos de contenidos

Es posible que después de un tiempo escribiendo te acabes quedando sin ideas.

Que no cunda el pánico.

Te dejamos algunos ejemplos con tipos de post que puedes abordar:

  • Guías de compra.
  • Comparativas de productos.
  • Listas de «Los diez mejores productos para X».
  • Reseñas de influencers.
  • “How-to” o tutoriales.
  • Noticias o novedades relacionadas con tu sector.

Busca distintos enfoques para tus contenidos y verás cómo las ideas vuelven a fluir. 

➡️ La curación de contenidos

Otro truco para conseguir ideas es fijarte en lo que escriben otros blogs de tu temática (tanto de tu idioma como de otros países en los que tu sector esté más avanzado).

La estrategia de curación de contenidos consiste precisamente en filtrar entre toda la información que existe para sacar de ahí solo el contenido de calidad, y luego usarlo de inspiración para escribir tus posts.

Si a la competencia les funciona hablar de esos temas, seguro que a ti también. 😉

✅ 4. Escucha a tu público

A diario habrá clientes que te lleguen con dudas sobre tus productos. 

Y esa también puede ser una fuente inagotable de ideas.

Si esas dudas se repiten con frecuencia puedes aprovechar y resolverlas en un post. Incluso aunque no haya búsquedas de esa palabra clave. A tus clientes les interesa ese tema y, ante todo, tú escribes para ellos.

Mira este ejemplo de comentarios en un artículo del blog de Adidas. Solo de ahí podrían sacarse otros posts interesantes para el blog.

como-empezar-un-blog-desde-cero

Otra forma de escuchar a tu audiencia sería preguntar directamente a través de encuestas que puedes diseñar tú y enviar a tu lista de suscriptores.

Y por último, fíjate en los productos más buscados.

Si hay un producto en concreto que tu público busca mucho en tu e-commerce significa que les interesa y podrías escribir una reseña de ese producto concreto.

Pero ¿cómo puedes saber esta información?

Con un buscador inteligente como Doofinder que te va a “chivar” cuáles son los productos que más se buscan dentro de tu tienda. 

✅ 5. Algunos consejos extra para escribir el post perfecto

Para acabar, te dejamos algunos consejos básicos de redacción para que tu post capte la atención desde el principio e incite al usuario a seguir leyendo:

  • Introducción con gancho: crea una intro que atrape desde la primera línea.
  • Utiliza un lenguaje sencillo: y evita las frases interminables que impiden que la lectura fluya.
  • Dirígete a tu buyer persona de forma directa: el hablar de “usted” es demasiado formal y no te ayuda a conectar con tu público. Usa un tono cercano y adaptado a tu cliente ideal. Si por ejemplo tu público son mayormente mujeres, usa el femenino para dirigirte a ellas.
  • Dale ritmo al texto: usa las citas, numeraciones, y alterna entre líneas más cortas, líneas más largas y párrafos de distinta longitud para que la lectura se haga más amena.
  • Pon encabezados con información específica: así el lector sabrá de un vistazo qué puntos vas a tratar en el post (además ayudan al SEO).
  • Usa las negritas: te ayudarán a resaltar las frases o palabras más importantes.

Con estos tips y todos que te hemos dado antes, seguro que tu blog acabará creando tendencia.

👉 Ahora es tu turno de ponerte en marcha con el blog de tu e-commerce

Ya sabes cómo arrancar con un blog y sobre todo cómo hacerlo de manera sostenible para que te dure muchos años sin perder la motivación ni quedarte sin ideas.

Ahora ya no tienes excusa.

Así que… ¡que las musas te encuentren trabajando! 😉