[E-commerce internacional] Cómo vender a otros países y escalar tus beneficios

Tu e-commerce vende bien, pero desde hace unos meses estás estancado. Por mucho que lo intentas, no consigues aumentar las compras y el ticket medio tampoco sube.
¿Qué puedes hacer?
Estrategias para hacer escalar tu tienda online hay muchas, pero una muy, muy interesante es vender a otros países. Dar el salto e internacionalizar tu e-commerce.
¿Cómo?
Te lo contamos todo en este post.
Súbete al ✈️ que hoy te llevamos a dar una vuelta por el ?.

¿Qué es un e-commerce internacional?

Como siempre, empezamos con la definición:

Un e-commerce internacional es un tipo de comercio que opera a través de Internet y hace envíos a otros países fuera de su ámbito nacional.

Esto es obvio y no hay que darle muchas vueltas, lo que sí te puede interesar si te estás planteando ahora abrir tu tienda es este post donde te explicamos qué es un e-commerce (y otras variantes).
Dicho esto, vamos a lo que importa, a por qué te interesa dar el salto de vender a otros países.

Ventajas de internacionalizar tu tienda online

¿Merece la pena o no?
¿No será demasiado lioso?
Desde luego, todo tiene sus pros y sus contras, pero abrir a exportar tiene unas ventajas más que interesantes:

  1. Nuevos mercados: ya has crecido en tu país y necesitas ampliar horizontes.
  2. Más prestigio: vender a otros países transmite que eres una empresa grande con una imagen de marca potente.
  3. Superas la estacionalidad: vender a otros países supone jugar con otras posibles fechas de venta importantes y no depender solo de las grandes campañas de Navidad o Black Friday.
  4. Diversificas riesgos: en línea con lo anterior,  no asumes tantos riesgos al no depender de un solo mercado.
  5. Mejora tu competitividad: adquieres nuevas experiencia al conocer otros mercados. Incluso, puedes coger ideas para abrir nuevas líneas de negocio en tu país.
  6. Escalas: vender en otros países supone la posibilidad de multiplicar tus ventas al abrirte a nuevos públicos.

Interesante, ¿no?
Pero como te decíamos antes, no todo es tan bonito. Tienes que tener cuidado con:

  1. Buyer persona: cuidado porque de un país a otro hay muchas variables culturales que varían. Tienes que estudiar de nuevo a tu cliente ideal.
  2. Gestión del stock: ¿dónde vas a almacenar los productos? ¿Cómo vas a enviarlos? También, de inicio, te puedes plantear el dropshipping y vender sin stock.
  3. Leyes distintas: vigila las leyes de garantía o cualquier otra legislación.
  4. Facturación diferente: no todos los países tienen los mismos impuestos, por lo que la forma de facturar varía.

Como ves, tienes que tener bien claras varias variables antes de lanzarte al mundo; pero con el crecimiento que sigue experimentando a día de hoy el comercio electrónico, no nos cabe duda de que merece la pena. 😉

¿Cómo crear tu estrategia de venta internacional?

Vale, te has decidido a vender a otros países, ¿y ahora qué haces?
En este apartado te explicamos lo que tienes que tener en cuenta para que emprendas tu aventura global minimizando riesgos.

1. Los preparativos

Puede que la idea de ponerte a exportar te parezca maravillosa, pero es imprescindible que te pares a hacer un estudio previo… ¿o vas a vender a todos los países del mundo de inicio?
Veamos 2 herramientas con las que poder tantear cuáles son los mercados que más te interesan.

A. Google Trends

Esta herramienta gratuita de Google te facilita las tendencias de búsqueda para distintas palabras clave en países de todo el mundo.
Es muy sencilla de utilizar y sus resultados se interpretan de manera intuitiva.  Veamos cómo se utiliza:
Entra en Google Trends y teclea un término de búsqueda. Idealmente, el nombre del producto que quieres vender.

  • País: por defecto te aparecerá activado el país desde el que haces la búsqueda, pero puedes seleccionar el país concreto al que quieres dirigirte o “todo el mundo”.
  • Interés desglosado por subregiones: o también comunidades autónomas.
  • Periodo: elige el plazo de tiempo sobre el que quieres consultar (está actualizado desde 2004).
  • Categoría: determina qué temática encaja con tu búsqueda para delimitar los resultados de la consulta. Es decir, el sector de tu negocio )alimentación, belleza, deportes, compras…).
  • Tipos de resultados: en «Búsqueda web» puedes optar por ver los resultados de Google Shopping, YouTube, imágenes o noticias para ver las tendencias en cada uno de los canales.
  • Comparaciones: la función ”comparar” te permite introducir otros términos de búsqueda que se verán reflejados también en el gráfico, relacionados con la búsqueda principal.
  • Consultas relacionadas: Google Trends te proporciona un listado de consultas relacionadas por cada uno de los términos que has introducido.

En definitiva, se trata de una ayuda imprescindible para ayudarte a tomar decisiones sobre la estrategia de internacionalización de tu e-commerce.
Si la combinas con Google Analytics y Google Search Console, la calidad de tu investigación previa se va a disparar.

B. Plataformas para probar sin riesgos

A través de este tipo de plataformas, puedes hacer una prueba antes de lanzarte de lleno a las exportaciones. Esto te permitirá validar si el mercado internacional está interesado en tu oferta y comenzar a adquirir experiencia exportadora.

  1. Amazon: el gigante de los marketplaces te da la oportunidad de usar su plataforma para distribuir sus productos a cambio de una cuota mensual. Además, tienes la opción de gestionar tú mismo el envío o dejar que se ocupe Logística de Amazon. No obstante, echa un ojo a este post donde te explicamos lo más y menos bueno de vender por medio de Amazon.
  2. Ebay: tiene un Centro para Vendedores desde el que te asesoran para organizar tus ventas ofreciendo el envío internacional desde tu país o vendiendo directamente en los eBays de otros países.
  3. Dependiendo del país al que te dirijas: pueden existir otras plataformas internacionales más conocidas en tu mercado destino como Aliexpress o TaoBao (sí, está en chino, es uno de los portales más populares allí).

Aprovecha las opciones que ya están en marcha y comienza a experimentar la emoción de tener un e-commerce internacional evitando una excesiva inversión inicial.
Dos consejos adicionales:
>> Empieza solo con un país
Si tienes varios posibles destinos, es mejor que elijas uno solo para empezar.  Selecciona el más cercano o el que más sencillo te resulte de abordar. Una vez que te asientes en ese mercado, salta al siguiente.
No desperdicies tus recursos y tu esfuerzo fijándote demasiados objetivos diferentes, porque entonces es más probable que todos salgan mal.
>> Infórmate sobre las políticas fiscales y los aranceles de tus países destinos
No vaya a ser que los trámites burocráticos te paren cuando ya estés decidido a internacionalizar tu negocio.

2. La adaptación de tu tienda online a otros países

Supongamos que ya has decidido cuál va  a ser tu próximo destino empresarial. El siguiente paso es adaptar tu e-commerce a la realidad de ese país.
Hay varios temas que deberás tener en cuenta.

A. Prioriza el idioma local

El inglés es prácticamente lenguaje universal, pero ten en cuenta que algunos países valoran muy positivamente el uso de sus propios idiomas.
No escatimes en gastos y contrata un buen traductor para adaptar tu web a tu nuevo mercado.
¿Te has fijado que la web de Doofinder está traducida en 4 idiomas? Pues eso. 😉

B. Utiliza la moneda local

Pon tus precios en la moneda que use tu nuevo público. A nadie le gusta hacer números.
Si tu cliente de Bangkok tiene que calcular cuántos bath tailandeses son 30€, tal vez le dé pereza y descarte la compra.
Recuerda, la idea es ponérselo lo más fácil posible.

C. Date a conocer en tu destino

Para esto, las RRSS son una gran herramienta a un bajo coste, así que úsalas con inteligencia.
Por ejemplo, con Facebook Ads puedes hacer una segmentación local muy definida para promocionar tu tienda justo en la zona a la que te enfoques.
Además, puedes crear un perfil específico y diferente para cada país en el que operes, adaptando tus publicaciones al mercado local.

D. Ofrece las formas de pago preferidas por el mercado local

En EE.UU. prefieren las tarjetas de crédito, mientras que en China o Latinoamérica utilizan métodos de pago digitales, como Alipay o Payonner.
Ofreciendo opciones de pago adaptadas a las preferencias locales evitarás muchas objeciones de compra.
Este punto es importante, por lo que te recomendamos que revises bien este post donde te detallamos algunas pasarelas de pago que puedes configurar en tu tienda online.

E. Asegura tu envío internacional

La logística es un factor determinante para tu éxito exportador, porque afecta directamente a la satisfacción de tu cliente final.
Las grandes compañías de transporte suelen tener división internacional.
Pero, si es posible, te recomendamos trabajar con empresas locales. Suelen ser más baratas y mejoran los tiempos de entrega, porque conocen las zonas en detalle.
Por supuesto, no olvides incluir una política de devoluciones internacionales en la web. 😉

3. Una vez establecida tu empresa fuera de tu país de origen

Cuando ya estés preparado para vender en el extranjero, puedes buscar la manera de mejorar tus oportunidades de venta y crecimiento en el extranjero.

A. Ayudas oficiales

En prácticamente todos los países existen ayudas a la internacionalización de sus empresas.
Consulta con los organismos públicos o Cámaras de Comercio para optar a ayudas o subvenciones que te faciliten la exportación de tus productos.

B. Genera tranquilidad

A los clientes les suele poner nerviosos el comprar fuera de su país. Ya se sabe, cuanto más lejos, más fácil que algo falle.
Deja bien visible cuál es la política de garantías y devoluciones, los gastos de envíos y ten, a poder ser, una línea de atención telefónica por cada idioma.
Y también, integra un chat online (¿te hemos dicho que nos encanta el chat de nuestros compañeros de Oct8ne?) donde puedas responder dudas en inglés.

C. Correo electrónico

Anteriormente hemos hablado del poder de una newsletter y el email marketing como herramientas para disparar tus ventas.
Esto es igual de válido para tu e-commerce internacional. Tan solo recuerda adaptar tu mensaje al público, costumbres e idioma locales.
Si puedes colaborar con un redactor nativo, será mucho más fácil encontrar el mensaje y tono adecuados para disparar tus ventas.

Y ahora, ¿te atreves a dar el salto hacia la internacionalización?

Ya has visto que dar el paso para ser un comercio exportador no es tan complicado y te puede reportar muchos beneficios a nivel de ventas.
Así que… ya estás tardando.
¡Sácale el pasaporte a tu tienda online y pon a viajar tus artículos por todo el mundo! 😉