[Tutorial] Cómo crear el plan de negocio de tu tienda online paso a paso y de forma sencilla

¿Estás pensando en crear un e-commerce? Si crees que es tan fácil como montar tu tienda y esperar a los clientes, estás muy equivocado. Necesitas un plan de negocio para tu tienda online.

Aunque no seas una startup ni necesites convencer a nadie para que aporte miles de euros a tu proyecto, tener una estrategia sigue siendo vital para empezar con buen pie.

Disponer de un plan de negocio te ahorrará muchos quebraderos de cabeza como toparte con que tu tienda online no vende como esperabas.

En el artículo de hoy te mostraremos los puntos que debe contemplar tu plan de negocio para que puedas crearlo hoy mismo.

¿Preparado para arrancar con tu tienda online?

¿Por qué necesitas un plan de empresa para tu e-commerce?

En la vida siempre hay dos tipos de acciones:

  • Las que la gratificación viene primero y el dolor después.
  • Las que el dolor viene primero y la gratificación después.

Cuando tenemos una idea lo que queremos es ponerla en marcha lo antes posible. Nos vemos conquistando el mundo con nuestro e-commerce y lo que menos nos apetece es gastar tiempo en poner por escrito un plan.

“¡Si ya está todo en mi cabeza!” dicen muchos.

Hacer un buen plan de negocio es de las acciones que causan dolor primero, pero que después suponen una gratificación enorme.

Un plan de negocio puede hacerte ganar mucho dinero, o ahorrártelo, si en el proceso de creación te das cuenta de que tu proyecto no era tan perfecto.

Otra de las razones es que quizás necesites presentárselo a alguien: inversores, bancos, o incluso amigos…

En cualquier caso, vamos con los puntos imprescindibles que debe cubrir.

1. Resumen ejecutivo

Es lo primero que leerían tus supuestos inversores si estuvieras buscando financiación, puesto que se trata de la sinopsis de tu plan de negocio.

Este resumen conforma una primera impresión del proyecto, de ahí que muchos emprendedores cometan el error de excederse en la extensión o utilizar palabras demasiado pomposas. En realidad, los expertos recomiendan optar por la capacidad de síntesis.

Es suficiente con un folio de extensión que describa brevemente cada punto del plan de negocio . Aunque se coloque al principio, es recomendable que sea el último punto a redactar .

¿Qué debe incluir el resumen ejecutivo?

  • Presentación de la idea: en una o dos líneas debes definir tu proyecto, cuál es el propuesta de valor y la principal ventaja competitiva.
  • Quién está detrás: una buena idea se apoya en un buen emprendedor. Es el momento de presentarse, pero no abuses de fórmulas repetidas de currículums. Sé sincero, creativo y original.
  • Datos básicos: nombre planeado, forma jurídica que adquirirá, ubicación y alcance previsto. Puedes presentar esta información en forma de cuadro para hacerla más fácil de digerir.

Un aspecto que no se suele considerar a fondo es el de los requisitos legales. Demuestra que te lo has mirado y que puedes solventarlos sin problemas. Tócalo por encima, para luego profundizar si es necesario.

¿No sabes que requisitos legales tienes que cumplir con tu e-commerce? Lee este post.

2. Descripción de la empresa

El objetivo de este punto es identificar la ventaja competitiva de tu tienda online para que puedas explotarla más adelante. Debes reflejar la identidad empresarial definiendo:

  • Misión: cuál es el motivo de existencia de tu tienda, qué rol desempeña en el mercado, a quién se dirige y su factor diferencial.
  • Visión: los objetivos que se quieren alcanzar a largo plazo, realistas pero a la vez ambiciosos para que sirvan de motivación.
  • Valores: los principios éticos universales con los que quieres que se te identifique. Únicamente aquellos que te comprometas a respaldar con cada uno de tus actos.

Para este punto te ayudará realizar un análisis DAFO.

Vamos a ver muy rápido que esconden esas siglas.

Un análisis DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades) permite hacer una valoración externa e interna de los aspectos positivos y negativos de tu proyecto.

Consiste en una matriz donde cada cuadrante corresponde a una de las letras.

Por una parte se analizan los aspectos externos:

  • Amenazas: qué puede pasar, o qué existe en el mercado que pueda suponer un riesgo para el proyecto.
  • Oportunidades: un cambio de normativa, una situación favorable por la razón que sea…

Son siempre factores que no dependen del negocio, sino que o se aprovecha de ellos o se anticipa a los riesgos.

Los aspectos internos:

  • Debilidades: en qué puntos cojea nuestro negocio. Puede ser no dominar cierta tecnología, falta de recursos…
  • Fortalezas: en qué somos buenos y cómo nos ofrece una ventaja frente a la competencia.

Si tuviéramos que definir la relación entre el DAFO y el plan de negocio en una frase, sería esta:

El plan de negocio debe demostrar que las fortalezas son mayores que las debilidades y que, a su vez,  son lo bastante grandes como para combatir las amenazas y sacar provecho de las oportunidades.

Vamos con el siguiente punto.

3. Análisis del entorno

Una vez realizado el análisis DAFO te será muy sencillo completar este punto.

Un plan de negocio online debe contener un análisis del entorno, que vamos a subdividir en tres tipos:

A. Competencia

Si estás pensando que la existencia de competencia es negativa, te equivocas.

Es peor la ausencia de competidores porque eso significaría que no hay la suficiente demanda.

Tu plan de negocio debe demostrar que existe competencia, pero no tanta para que suponga una amenaza, ¡transfórmalo en oportunidad!

Haz un análisis de los principales competidores, y repite el proceso de fortalezas y debilidades con cada uno. Esto te dibujará un escenario muy claro de por dónde puedes superarlos.

En Internet, saber quién es tu competencia es muy sencillo. Echa un vistazo en Google a las páginas con más autoridad y mejor posicionadas para tus palabras clave principales. Además, analiza el comportamiento de tu cliente ideal, y observa qué visita y dónde compra.

B. Legislación

Aquí debes profundizar en los aspectos legales de tu mercado.

Una modificación reglamentaria puede suponer tanto una amenaza como una oportunidad.

Puedes apoyarte en este artículo sobre los requisitos legales para montar una tienda online.

C. Tecnología

En ciertos sectores será determinante estar actualizado con el nivel tecnológico del mercado.

Haz un resumen de las principales herramientas necesarias:

  • ¿Suponen inversión? ¿Será única o recurrente?
  • ¿Tienes el conocimiento necesario para utilizarlas?
  • ¿Hará falta subcontratar a terceros?

El plan de negocio de tu tienda online debe responder estas preguntas.

Si quieres desarrollar más esta parte puedes incluir un análisis sociológico o cultural, pero ojo con incluir demasiada paja, no ayudará a que tu plan consiga sus objetivos.

4. Productos y servicios

¿Qué va a aportar mi producto a los clientes?

Esa es la pregunta básica que debes formularte en este punto del plan de negocio de tu tienda online

Debe quedar bien claro tu público objetivo y los problemas que les vas a resolver. Si existen alternativas similares en el mercado, establece cuál es tu valor añadido respecto a ellas.

De nuevo puedes trabajar con una tabla. En ella aparecerán tus productos, con su precio y beneficio estimados.

Si estás buscando financiación, lo que le importa al analista de riesgos que tendrá tu plan entre manos no es el precio. Lo que de verdad le importa es por qué los usuarios lo querrán pagar, y cuánto te quedará para ti.

Habla de estrategias de pricing, pero también de costes. Una empresa que controla al 100% por dónde sale el dinero tiene mucho ganado.

5. Plan de marketing

Ya hemos demostrado cómo y  qué ofreceremos a los visitantes de nuestra página.

Aquí entra todo aquello orientado a conseguir ventas.

Otro error típico, tanto online como offline, es poner mucho esfuerzo en la preparación y luego limitarse a “abrir la puerta”.

En un negocio a pie de calle todavía estaremos expuestos a la gente que pase por delante, pero en una tienda online que empieza no hay ni calle.

Piensa que una web, cuando arranca, está en un desierto por donde no pasa nadie. Decirle a tus amigos y familia que pasen hará que al principio tenga color, lo difícil viene cuando debemos conseguir que sean desconocidos los que nos visiten y nos compren.

El plan de marketing dentro de un plan de negocio debe responder a una pregunta:

¿Cómo vamos a conseguir atraer visitas de forma constante a la tienda?

De verdad, si no es la parte más importante, casi, tenlo muy en cuenta y anticípate. Conseguir visibilidad es un trabajo lento que debe ser planificado.

Un buen plan de marketing empieza por un análisis exhaustivo del mercado. Identificar a tu competencia directa y decidir qué estrategias pondrás en práctica para tratar de sobreponerte a ella será crucial.

Además, este punto debe incluir qué canales utilizarás para hacer llegar tu mensaje y conseguir leads que acaben siendo clientes:

No olvides dejar claro qué uso le darás a cada uno de ellos.

6. Plan operativo

El plan operativo incluye tu día a día como empresario. Establece cosas como tu horario de trabajo, tu localización, tu orden de tareas diario y tu inventario de producto.

Refleja el flujo de tareas del e-commerce y cómo se repartirán.

Si eres una sola persona la que está al cargo, lo que debes haces es intentar reflejar cómo será tu rutina.

Ten en cuenta que al comenzar el mayor trabajo será de promoción y tareas relacionadas con crecer, pero con el tiempo, tocará…

  • Gestionar devoluciones.
  • Ofrecer soporte.
  • Atender imprevistos.
  • Gestionar stock.
  • Negociar con proveedores.
  • Etc.

Con toda seguridad tendrás que revisar el plan operativo más adelante, pero es importante hacerte una idea previa sobre el papel e ir haciendo pequeñas modificaciones.

Así demostrarás que en tu plan de negocio está todo bajo control. ;)

7. Proyecciones financieras

Llegados a este punto vas a tener que plantearte dónde quieres ver tu tienda online de aquí a 1, 3 y 5 años.

Para el que no sabe hacia dónde va, ningún viento es favorable.

Y en un e-commerce o cualquier negocio online, más si cabe.

La razón para hacer esto es darte una dirección para ir avanzando hacia tus objetivos y, lo más importante, preguntarte cómo te las apañarás para conseguirlos. En base a esto y conforme lleguen las primeras ganancias, te convendrá fijar qué porcentaje de beneficio vas a destinar a reinvertir y hacer crecer tu negocio.

Hacer una estimación certera de los beneficios es complicado, la persona que lea tu informe lo sabrá, pero al menos muestra que has trabajado sobre ello. No pongas cifras porque sí.

8. Solicitud de financiación

Es el último aspecto a incluir en el plan de negocio, en caso de precisar de financiamiento externo.

Se debe detallar la cantidad monetaria requerida y el uso concreto que se va a hacer de cada euro.

Ponte en el papel contrario al tuyo. Imagínate que eres una persona que va a poner su dinero en el proyecto de otra y piensa qué información te gustaría ver.

Tú conoces tu idea, los riesgos, sabes la oportunidad que supone y cómo puedes aprovecharla, pero la otra persona no.

Esmera tu lenguaje, se preciso y concreto, y evita expresiones vagas del tipo:

“Mi amplia trayectoria y mi perfil multidisciplinar me aporta todo lo necesario para realizar una gestión integral del negocio para el que necesito su dinero”.

Si solo eres específico con la cantidad que quieres, olvídate de la financiación.

Utiliza un cronograma para reflejar de forma visual tu plan. Es mucho más fácil de comprender acompañado de un gráfico que en solo texto.

Quizás todo esto no sea necesario en un principio, pues puedes comenzar con un presupuesto basado en el famoso capital de familia y amigos junto al tuyo propio.

Aunque recuerda que las “Tres efes” (Friends, Fools and Family) te ayudarán a arrancar, pero no deben ser la base de tu estrategia.

Cómo presentar el plan de negocio de un comercio online

Ya sabes cómo crear paso a paso el plan de negocio para tu tienda online y llega el momento de tomar acción.

Recuerda que se trata de un mero documento y que lo puedes redactar tu mismo con algo de tiempo. Ya has visto que no necesitas haber estudiado empresariales en la universidad para poder confeccionar tu propio plan de negocio.

Tampoco necesitas ser diseñador gráfico. Lo importante es el contenido, no le quites protagonismo con una presentación demasiado pomposa.

Una vez que tengas toda la información a sucio pero ordenada, llévala a un Word o un doc de Google y guárdala en formato PDF.

Como en muchos aspectos de la vida, menos es mucho más.

Ejemplos

Por último, desde aquí puedes descargar multitud de ejemplos de plantillas de planes de negocio.

Usa estos ejemplos con cautela. Cada proyecto es diferente y si copias y pegas el resultado será un texto deslavazado que aburrirá.

Inspírate en las plantillas y en este artículo, crea tu propia versión y enamora con tu idea.

Resumen

¿Recuerdas lo que empezamos hablando?

Las cosas que traen más beneficios son las que primero suponen un esfuerzo para luego recibir la recompensa.

Tenlo muy presente cuando estés creando tu plan de empresa para hacerlo con el cariño y la atención que se merece.

Piensa también que el principal beneficiario eres tú. Cierto que te abrirá las puertas de una financiación, pero tampoco quieres inversión para un proyecto que no es viable.

El plan de negocio te ayudará por esas dos vías: conocer a fondo tu proyecto y, si es viable, conseguir los recursos para llevarlo a buen puerto.

Y no te preocupes por la dificultad de redactarlo. Da igual que tu plan de negocio sea para una tienda de ropa, de zapatos o de cañas de pescar. Tú eres la persona que mejor conoce el proyecto y eso es lo que necesitas: conocimiento de tu proyecto y de tu sector, así como una visión estratégica de conjunto.

Este es el primer paso para crear esa tienda online con la que sueñas… ¿a qué esperas para empezar?